Return to start

¿Los animales son “cosas”? La evolución de los derechos animales

Los no humanos (animales), incluyendo animales de compañía (mascotas), animales salvajes y aquellos utilizados para la investigación, educación, entretenimiento y vestimenta, son un tema de gran interés para muchas personas alrededor del mundo. La búsqueda en Google de “animales en las noticias” produce alrededor de 444 millones de resultados. Un grande y en aumento número de personas no sólo están interesados en la vida social, emocional, cognitiva y moral de otros animales, sino que además  están interesados en cómo es qué son tratados cuando tienen encuentros con humanos. El creciente campo de la Antrozoología, que se encarga del estudio de relaciones entre humanos y animales, se enfoca en la infinidad de maneras que los humanos y otros animales interactúan, mientras que el campo de la psicología de conservación se centra en el “estudio de relaciones recíprocas entre humanos y el resto de la naturaleza, con un particular enfoque en alentar la preservación del mundo natural.

Recientemente escribí un artículo llamado “‘Es una vaca sin nombre menos sensible que una vaca con nombre?” en el que argumentaba que los no humanos deberían de ser vistos como sujetos y no como cosas, incluyendo que se debería de referir a ellos como, “quien” o “quienes”, en lugar de “este”, “eso” o “aquel”. Entre eso, quiero llamar tu atención para que revises un excelente ensayo, realizado por Cara Feinberg, publicado en la revista de Harvard, titulado “¿Los animales son 'cosas'?”. Este artículo se encuentra disponible en línea, así que aquí hay algunos fragmentos para abrir tu apetito por más. Parte del material y las inconsistencias sobre el estatus legal de los animales en los Estados Unidos (Pero también fuera de) te sorprenderán y lamentarán, pero así es como otros animales son vistos bajo la ley.

Un animal de peluche puede valer más que una mascota bajo una ley existente

Jeremy y Kathryn Medlen tienen dos niños, pero con Avery de ocho años de edad, se sentía como si fueran tres. Un hermoso perro labrador de raza cruzada con orejas levantadas. Avery era un miembro de la familia, bienvenida en el sillón, incluida en las vacaciones y en las fotos familiares. Pero en junio del 2009, el perro se asustó debido a los relámpagos y escapó del hogar de los Medlen, en Texas. Terminó en una perrera cercana, donde sus más que felices dueños la encontraron al día siguiente. No contaban con el dinero suficiente para pagar la cuota, sin embargo, se le colocó una etiqueta de “En espera del dueño”, a la jaula de Avery hasta su regreso. Pero cuando Jeremy Medlen llegó con el dinero y sus dos hijos, su mascota había desaparecido. Se les dijo a los Medlen que por alguna razón, hubo una confusión. Avery había sido mandada a dormir.

Los Medlen aprendieron que los animales son, en efecto, un propiedad, “pero no son como otros tipos de propiedad, aunque una reliquia 'es sentimental… la cercanía entre un amo y su mascota es más: Es emocional… basada... en la gran compañía que brinda', encontró la corte y 'no puede ser calzada y no puede ser un recuerdo sentimental para propósitos de demanda'. Los Medlens quedaron atónitos. Si esto era verdad, argumentaron, uno podría buscar daños sentimentales por la destrucción de una mascota a la que se le practicó taxidermia, convertida en una reliquia, pero no por un animal al que se le realizó eutanasia.

El señor Feinberg escribió sobre el campo de la ley animal en la Escuela de Derecho de Harvard, la cual hace años era una de las primeras de ese tipo. Ahora, más de 150 escuelas de derecho estadounidenses ofrecen clases sobre derechos animales. Ella esbribió:

“El derecho animal” es un campo relativamente nuevo y se enfoca de manera considerable en los intereses de los animales,  en lugar de su valor para los humanos que escriben y litigan las leyes que los dominan.

Así como el papel de los animales en la sociedad y la economía ha evolucionado y más ahora que los estudios científicos han revelado que los animales desarrollan habilidades cognitivas y sociales, la sensibilidad pública ha cambiado drásticamente, por lo que se terminan desechando leyes viejas. Como resultado, los abogados alrededor del mundo han comenzado a buscar maneras innovadoras para volver a los animales más visibles ante la ley: fortaleciendo y promulgando nuevos estatutos contra la crueldad, impartiendo protecciones básicas y en algunos casos radicales, retar a los estatutos mismos en un esfuerzo para darles los derechos fundamentales.

Kristen Stilt, quien imparte clases de derecho animal en Harvard, que por lo general se llena el primer día de registro, le mencionó al Sr. Feinberg, que la ley reconoce dos categorías básicas, nombradas “personas” y “propiedades” y que “las personas tienen derechos, mientras que las propiedades no, así que cualquier 'derecho animal' en los libros, es sobre protección y bienestar, no sobre derechos de individuos propios”. Stilt además menciona que “Sabemos cómo es que la ley no funciona en animales, pero aún no tenemos idea de cómo es que debería de hacerlo”.

Un hecho que podría parecer sorprendente e inconsistente es que:

“No hay ley federal que proteja a las aves de corral por crueldad o abuso, por ejemplo, las leyes anti-crueldad del estado por lo general las excluye de protección, mencionó Jonathan Lovelorn (Vicepresidente y jefe consejero de la sociedad Humana de los Estados Unidos y profesor adjunto de leyes en la Universidad de Georgetown), pero si alguien mata o hiere a una urraca azul en los alrededores de un gallinero con 10,000 gallinas ponedoras o enjaula a 5 o más, podría ser sancionado con una multa de 15,000 dólares y sentenciado a seis meses de prisión bajo la Acta del Tratado Federal de Aves Migratorias”.

Es debido a los millones de no humanos que se encuentran con humanos, que hay un gran sentido de urgencia por cambiar las leyes que pertenecen a otros animales lo antes posible. Además es una de las metas del abogado Steven Wise y los Derechos de Protección de No Humanos., un grupo que trata de que se le reconozca a los simios como personas bajo la ley.

El ensayo del Sr. Feinberg, es un sobresaliente y comprensivo punto de vista de lo que sucede en los Estados Unidos y altamente recomendado para que lo leas y compartas. Es así de importante. Innumerables animales dependen de que las leyes cambien lo mas pronto posible, pero eso tomará tiempo y mucho trabajo duro. Este es un buen momento para trabajar en nombre de los animales en un número de diferentes disciplinas y es inspirador ver como gente con diversos intereses se unen para ayudar a nuestros amigos animales en todo lo que necesiten.

Ovidio Toro Griego