Return to start

Cómo dar un mejor discurso: háblale a un perro

A dos estudiantes de universidad les estaba yendo bien en su presentación: tenían buen ritmo, buenas diapositivas, disposiciones brillantes, pero un público difícil.

Después de que pasaran las primeras diapositivas, un miembro de la audiencia se levantó y caminó por la habitación. Otro, respirando con pesadez, adormiladamente reposó su cabeza en el piso. Los estudiantes cambiaron la inflección de su voz e hicieron gestos amenos para ganar la atención de todos.

Así es cuando tu audiencia es canina, especialmente Teddy, un perro Jack Russell, y Ellie, un perro de montaña bernes. La sesión fue parte de un programa piloto que unía a estudiantes de la escuela de negocios que tienden a ser ansiosos en una universidad americana con perros amigables, si no es que un poco impredecibles.

De acuerdo al material de promoción del programa: “Dirigirte a un amigable y no prejuicioso canino puede bajar la presión en la sangre, aminorar el estrés y elevar el humor, lo que es perfecto para practicar tu discurso o tu presentación en equipo”.

Los perros de audiencia, como son llamados, son un proyecto piloto de Bonnie Auslander, la directora del Kogod Center para la Comunicación en Negocios, quien le ayuda a los estudiantes a pulir sus habilidades de escritura y oratoria. "Debido a la gran fama de los perros en la terapia, de vez en cuando aparecen los cachorros peludos en algunos campus antes de los exámenes finales”, comenta Auslander. Así que ella decidió usar perros para ayudar a los estudiantes que padecen de ansiedad al hablar. El centro agendó cerca de doce sesiones el semestre pasado y empleo a seis perros “locales”, reclutados por sus personalidades calmadas.

Por ahora, la evidencia de los beneficios son en su mayoría anecdóticos.

“Te hace sonreír ver a los perros”, dijo Jessica Lewinson, una estudiante de primer año que practicó una presentación sobre responsabilidad corporativa frente a Teddy y Ellie. “Te da una oportunidad de alejarte de tu presentación, de alejarte de ese paso en el que te atascas. Los perros no se distraen más que tus compañeros de universidad típicos. Incluso puede que te laman".

Baudilio Sosa Mayonga

Comments have been closed for this article.