Return to start

¿Por qué debemos considerar una jornada de 6 horas?

Nuestros dias hábiles son estructurados, generalmente, alrededor de ocho horas al día (generalmente llamado de ¨9 a 5¨). Es algo que se remonta a generaciones, y que también está conectado con la semana laboral de cinco días. En general, el trabajar 40 horas a la semana se volvió algo estandarizado para los trabajadores de México, y es a lo que nos referimos con trabajos de tiempo completo.

Sin embargo, si eres como cualquier trabajador mexicano, probablemente pases la mayor parte de tu tiempo en el trabajo mirando el reloj. Muchos desperdiciamos una enorme cantidad de tiempo en el trabajo, ya sea porque extendemos nuestros deberes asignados para cumplir las expectativas, o al contrario, porque tenemos problemas con la productividad. Resulta interesante que una investigación emergente sugiere que las tradicionales ocho horas al día sean las proximas a cambiar: y puede beneficiar a ambos empleados y empleadores.

¿El cambio posible? Transformar las ocho horas de jornada laboral a seis 

Esta idea está siendo probada en una casa de retiro sueca en donde las enfermeras experimentaron el trabajar días más cortos para ver el efecto en la eficiencia y la calidad del trabajo. Los resultados son prometedores. El The Guardian reportó que la productividad subio, la rotación bajo, y en general, las enfermeras son mucho más felices con su nuevo nivel de balance entre su vida y el trabajo.

¨Por un largo tiempo, los políticos han estado compitiendo en que debemos crear trabajos con horas más largas (el trabajo se ha convertido en un final en sí)¨, Roland Paulsen, un investigador en administración de empresas en la Universidad de Lund le dijo a The Guardian.

¨Pero como la productividad se ha duplicado desde 1970, técnicamente tendríamos el potencial de cuatro horas de jornada al día. Es un misterio cómo estas ganancias de productividad se distribuyen. No solía ser una utopía recortar horas laborales, lo hemos hecho antes¨.

Una advertencia importante: las enfermeras trabajan con los mismos salarios que estaban antes. Así que, esencialmente, se les dio un aumento de sueldo por hora. Pero la compañía que las emplea está cada vez más obteniendo dinero, en términos de producción.

Esto, por supuesto, sería difícil de vender a los empresarios mexicanos. La mayoría de las empresas están constantemente buscando maneras de ser más delgadas y diferir los costos, no dar a los empleados más dinero por lo que sería menos tiempo en el trabajo. Pero una vez más, lo importante que el experimento sueco está revelando es que la productividad era realmente alta  entre los que adoptaron días de trabajo más cortos, no baja.

Por lo tanto, los empleadores obtienen más de su dinero de parte de sus empleados. Y, no menos importante, los empleados están más satisfechos con sus modalidades de trabajo, lo que significa una menor rotación. Menor rotación significa menos gastos para la búsqueda, contratación y retención de nuevos empleados.

Se ve como un ¨tú ganas, yo gano¨

La pregunta es, ¿hay empresas por ahí que estarían dispuestas a darle una oportunidad? Es una posibilidad de algunas empresas más pequeñas y nuevas empresas, pero al ver a los corporativos mexicanos adoptar un nuevo modelo de horarios que incluye recortar dos horas fuera de la jornada laboral de cada uno de los empleados (y  al mismo tiempo compensarlos por ello) parece poco probable, al menos en este punto.

Pero eso no quiere decir que las empresas mexicanas no han estado dispuestas a experimentar con este tipo de cambios antes. Como ejemplo, hay un montón de gente que trabaja cuatro días a la semana, diez horas al día. Incluso hay puestos de trabajo que permiten la flexibilidad de horarios, siempre que los empleados cumplan con sus tareas.

Otro cambio que podríamos ver, finalmente, es la adición de un día más para nuestros fines de semana. Esto es algo que hemos tratado antes (de cuatro días, e  incluso tres días defines de semana son inevitables en los ojos de algunos líderes en negocios. Ellos permiten que los empleados tengan más tiempo libre, lo que finalmente se traduce en mayores niveles de productividad y estilos de vida más saludables), ambas cosas buenas para los empleados y los empleadores por igual.

Hay, por supuesto, una gran cantidad de problemas que superar antes de que podamos pensar en ver estos cambios implementados en un amplio espectro de la economía. Pero con la automatización en camino, y la necesidad de un menor número de personas en el mercado laboral, las jornadas y semanas laborales más cortas pueden llegar a ser un tema de conversación de moda en un futuro próximo

Baudilio Sosa Mayonga

Comments have been closed for this article.