Return to start

Las 5 formas más fáciles de blanquear tus dientes en casa

Muchas veces al observar nuestra sonrisa percibimos un tono amarillento en nuestros dientes que no nos agrada. Todos quisiéramos unas sonrisa tan blanca como la de los artistas, pero la realidad es que la mayoría de los famosos utilizan métodos de blanqueamiento que a pesar de ser muy efectivos dañan el esmalte natural que protege los dientes.

Algunos alimentos ocasionan que los dientes se tornen un poco más amarillentos de lo normal, por ejemplo: café, refrescos, té, vino tinto y arándanos. Disminuir el consumo de estos alimentos puede ayudar a que el esmalte no se vuelva tan amarillo pero si lo que buscas es blanquearlos tienes que tomar otras medidas.

La mayoría de estos trucos caseros son con ingredientes fáciles de conseguir y el proceso solo dura unos cuantos minutos de tu día:

1) Bicarbonato de sodio

Cada vez que te laves los dientes pon un poco de bicarbonato de sodio arriba de la pasta dental y después cepíllate los dientes como lo harías normalmente.

2) Morder manzana

Todos los días come una manzana a mordidas, es muy importante que no la partas y te la comas a pequeños pedazos, la manera más efectiva es morder la manzana directamente. Cada vez que des una mordida la manzana ayudará a que tus dientes se blanqueen poco a poco.

3) Cáscara de plátano

Después de cepillarte los dientes utilizar el interior de la cáscara de plátano y frótala muy bien en tus dientes por 1 a 2 minutos. Hazlo 2 veces al día y verás que el esmalte de tus dientes irá haciéndose un poco más blanco.

4) Agua oxigenada

En un recipiente mezcla dos cucharadas de agua con una cucharada de agua oxigenada, después moja un algodón y aplícate la mezcla en los dientes. Después de una hora puedes cepillarte los dientes como normalmente lo haces.

5) Tortilla quemada

Aunque suene un poco extraño y no sea un método tan común, ¡es muy eficiente! Solo tienes que poner una tortilla a calentar en un comal, dando vueltas de vez en cuando para que se dore de ambos lados. Una vez que esté completamente quemada y dura retírala del fuego, en un recipiente empieza a quebrarla hasta que quede casi hecha polvo. Finalmente cepilla tus dientes con la tortilla quemada y después de 5 minutos lava tus dientes con pastal.

Es muy importante que no abuses de estos métodos, aunque parezcan inofensivos también pueden dañar el esmalte de tus dientes. Trata de alternar los días o hazlo una semana si y una no para prevenir cualquier daño.

Y recuerda que los resultados no son instantáneos, tienes que ser paciente y esperar poco a poco ver el cambio que quieres en tu sonrisa.

Karen Priscila Sandoval Renteria