Return to start

¿Debería el entrenamiento físico ser individualizado?

Es probable que en tu búsqueda por hallar el mejor lugar posible para esculpir ese cuerpo atlético que tanto quieres, hayas llegado a gimnasios y centros deportivos que ofrecen un entrenamiento personalizado o individualizado. No exagero si afirmo que los últimos veinte años pueden ser considerados como la “edad de oro del entrenamiento individualizado”. Hoy por hoy, la gran mayoría de los gimnasios ya incorporaron el principio de la individualización del entrenamiento dentro de los paquetes de servicios que manejan.

Pero, ¿Cuál el principio de la individualización del entrenamiento?  

El principio de individualización propone que cada deportista es único y diferente al resto, por lo que las cargas aplicadas en las sesiones de entrenamiento deben adaptarse a las características individuales de cada quien, sólo de ésta manera se obtendrán resultados óptimos en el trabajo físico.

Según los postulados del principio de individualización, si queremos individualizar correctamente, debemos conocer detalladamente ciertos aspectos físicos, psíquicos y ambientales del atleta para adaptarlo a la estructuración de su régimen de entrenamiento. Dentro de estos aspectos tenemos: La genética, la edad, el sexo, las capacidades físicas, las habilidades motrices, el estado de forma actual, el ritmo de adaptación, los años de entrenamiento, el estado de salud, la motivación, la experiencia deportiva, los gustos, la disponibilidad horaria, la alimentación, el tiempo de descanso, los objetivos físicos individuales y los medios o el equipo que se tenga para trabajar durante el entrenamiento.

De hecho, para algunos instructores y profesores de gimnasios, universidades y planteles educativos, éste principio es verdaderamente determinante, al punto de que su aplicación define si un entrenamiento es de calidad o no.

¿Es realmente tan efectivo? ¿Es indispensable si queremos resultados óptimos? ¿Es universal?

Bueno, como dejé entrever al principio de este documento, en la multimillonaria industria del entrenamiento deportivo y estético, los sistemas de entrenamiento tradicionales ya asimilaron la creencia de que todos somos individuos únicos e irrepetibles. Así las cosas, todos debemos entrenar de acuerdo a nuestras características individuales, ya que todos somos diferentes.

No obstante, ten presente que si las cosas fueran así y todos los cuerpos funcionaran de distinta forma, pues la medicina simplemente no podría existir, porque no se podría hacer ningún tipo de diagnóstico.

Lo cierto es que el concepto de la individualidad debe interpretarse desde las características personales que todos tenemos. Características que hacen que todos tengamos distinto color de ojos y pelo; distinta estructura ósea y también distinta personalidad. Sin embargo, contrario al decir de muchos profesores e instructores y a lo que el principio de individualización del entrenamiento ofrece, todos los actos químicos y fisiológicos que resultan en el desarrollo muscular son iguales para todos los humanos. También, son iguales los factores que determinan la asimilación y pérdida de grasa corporal; igualmente, la biomecánica del cuerpo humano es idéntica para todos. Estos son principios fisiológicos universales, por tanto, comunes en toda la especie humana y no están sujetos a discusión. En consecuencia, todos somos iguales sin importar el tipo de entrenamiento o actividad física que realicemos.

La diferencia radica en el metabolismo, eso sí es individual, por eso desarrollamos masa muscular a distinta velocidad, de la misma forma que también acumulamos y eliminamos grasa a distinta velocidad.

De lo anterior, podemos concluir que el estímulo externo (entrenamiento) para que el desarrollo muscular se produzca debe ser igual para todos, esto es una realidad fisiológica universal como dije. Independientemente del ejercicio que utilicemos para desarrollar cualquier parte del cuerpo, lo esencial es llevar cada serie hasta el punto del fallo muscular momentáneo, esto determina la intensidad o no de un ejercicio.

Hay que trabajar intensamente y luego recuperarse por completo del esfuerzo, eso es “entrenamiento igual para todos”, eso te dará los resultados físicos que quieres; si tu propósito es la obtención de un físico atlético y no una rutina específica que complica todo y que no necesitas. Pero bueno, hay muchas personas que todavía pretenden descubrir el agua tibia porque desconocen la ciencia de la fisiología.

Sergio Augusto Alvarez Vargas