Return to start

El arte de dejar ir

“El arrastrar cadenas oxidadas, nos hunde en un camino donde la cima siempre crece y parece ser imposible de alcanzar”

La mayor parte de nuestros sufrimientos son consecuencia del mal hábito de sufrir por todo, cada dia que comienza esta lleno de esperanza, pero nosotros nos empeñamos en ver la vida con puntos por auditar. Somos jueces de nuestro actuar y nos queremos ver en total perfección y esto es un pésimo producto para el autoestima.

¿Cuánto tiempo han arrastrado un error con cadenas de culpa y frustración? una eternidad diría porque el errar para algunos es sinónimo de merecer un castigo infinito. Pretendemos ser perfectos y el orgullo acompañado por el ego nos hace pensar que si aceptamos una falla seremos débiles, provocando con este acto de crueldad una angustia que no nos permite avanzar.

Todos los días inician con brillo, pero cuando nuestra mente está llena de pendientes sin resolver o situaciones que en el pasado no resultaron como queríamos, desgastamos nuestra energía en lo que ya está escrito y en lo que está por escribirse, quedando varados en una tabla en medio del océano.

Somos espíritus libres y al no reconocerlo hemos castigado nuestra alma en las limitaciones, porque no somos capaces de soltar las cadenas de la ignorancia que lo único que provocan es anular el amor propio. La vida está hecha de sucesos que son incontrolables y aunque se planee a detalle siempre habrá imprevistos, por eso es importante entender que las experiencias siempre están llenas de aprendizaje.

Es bueno recordar en que nos equivocamos para aprender del error, es bueno planear pero teniendo conciencia de que si el plan no resulta en su totalidad no significa que somos inútiles. El análisis es una herramienta muy eficiente que nos permite madurar y mejorar nuestra toma de decisiones.

Es importante y sano ser positivo, ver lo mejor de todas las situaciones, sin perder la realidad. Claro que existen en el mundo personas que se amarran a un recuerdo o una preocupación sin reflexionar sobre lo positivo. Siempre hay ganancia, solo hay que tener la capacidad de reconocer nuestras bendiciones.

Imagina tu vida como una historia de un solo tiempo, donde siempre es presente y que en ese momento harás tu mayor esfuerzo disfrutandolo al maximo, aceptando que tienes errores pero tu capacidad de crecer en cualquier obstáculo es mucho mayor; regalate paciencia para saber esperar lo mejor y observa los detalles que te permiten florecer, ya que no hay sufrimiento a menos que creas que lo mereces.

Vivimos acostumbrados a pensar en lo que fue o será y nos perdemos nuestro maravilloso presente, no te permitas ser huraño, se mas comprensivo y empático, reconoce lo bueno de cada segundo y saca el coraje para solucionar los problemas. Recuerda que siempre hay opción y que todo lo que deseas es posible de lograr, deja ir lo que te consume y apresa lo que te permite volar a tu felicidad.

El tiempo y energía utilizados en un error, en la ansiedad o en lo perdido, son la peor inversión que se puede hacer. Hay que dejar de tener miedo y soltar lo inútil para poder tener un cambio productivo en nuestra persona, en nuestro ser; hay que disfrutar lo que hay, mientras se construye el glorioso mañana.

“El ayer es historia, el mañana es un misterio, el hoy es un regalo, por eso se llama presente” - Eckhart Tolle

Fadme Yamila Jimenez Helu