Return to start

¿Cómo elegir una carrera?

Quizá una de las preguntas más complicadas que llegaremos a tomar en la vida o quizá ya tomamos fue: ¿Que queremos hacer de nuestras vidas? ¿A qué me gustaría dedicarme? Para algunos quizá esta pregunta sea o fue fácil de responder, pero para otros se nos complica un poco, o al menos ese fue mi caso. Recuerdo aquel último año de preparatoria cuando comenzaba a preguntarme en varias ocasiones qué quería hacer. A pesar de que tenía una pasión muy evidente, la cual son los idiomas, me di cuenta que no era la única pasión que tenía, y que era necesario poder poner en la balanza mis opciones.

Aptitudes y actitudes

Tomar decisiones suele ser algo abrumador y más si se trata de elegir una carrera. En mi caso, tenía varias ideas sobre que podría estudiar, algunas de ellas eran: psicología, diseño gráfico, comercio internacional o traducción. Al final me decidí por traducción, pero para que yo pudiera descartar las otras opciones tuve que hacerme unas preguntas serias. Tenemos que tener muy en cuenta dos conceptos: aptitudes y actitudes, dos palabras bastante parecidas en forma, pero distintas en significado. Actitudes es aquella perspectiva que tenemos en realizar alguna actividad, mientras que las aptitudes hacen referencia a las habilidades que nosotros tenemos para llevar a cabo una actividad.

Por ejemplo, digamos que te gustaría estudiar medicina; más específicamente te gustaría ser un cirujano. ¡Excelente! Tienes tu motivación y estás muy animado para estudiar ese campo del conocimiento, hasta te sobra la aspiración. Pero, digamos que tu habilidad motriz fina, que es la que se encarga de realizar movimientos con presión de pequeñas partes de tu cuerpo como tus ojos y dedos, no son muy efectivas. Tal precisión es muy importante para poder realizar operaciones y para sumarle, te mareas cada vez que estás en contacto con sangre. Vemos que la parte de la aptitud está faltando. Esto pasó con dos opciones que tenía al momento de seleccionar una carrera y tuve que descartar dos de mis alternativas. Sabía que para ser psicólogo tendría que ser bastante objetivo. Soy una persona muy sensible, y algo subjetivo para no decir bastante. Quizá el no poder ser tan objetivo podría causar algún conflicto con mis clientes. Creo que el ser subjetivo y objetivo es importante en muchos aspectos, pero también que hay profesiones donde quizá se necesite más de uno. Como en este caso.

Pasión

Encontrar aquello que te apasiona es una experiencia muy gratificante. Se nota cuando estás apasionado por algo. Existe una chispa y cuando se habla sin parar de un tema y tus ojos se ponen brillosos es una señal de que realmente te apasiona lo que estás compartiendo. Recuerdo que tenía un maestro de la secundaria que era así y realmente motiva ver a gente apasionada por lo que hace.

Sé que existen otros factores que se deben considerar al momento de tomar la decisión de la carrera como: recursos, ubicación, oferta y demanda, pero creo que todo esto sale sobrando cuando realmente quieres dedicarte a lo que tanto te apasiona. De alguna forma logramos encontrar los medios y que mejor selección cuando encontramos nuestra pasión y al mismo tiempo existe la actitud y la aptitud. ¿Qué te gustaría estudiar o cómo decidiste estudiar lo que seleccionaste? Me gustaría saber. ¡Saludos! 

Abraham Aragón

Comments have been closed for this article.