Return to start

¿Las bebidas deportivas son buenas para ti?

Las bebidas o energizantes deportivos son la primera opción para personas que realizan algún deporte o actividad física pues éstas se publicitan como la mejor opción para recuperarte después de hacer mucho ejercicio. Primero es importante saber qué necesita el cuerpo después de realizar ejercicio, es primordial que el cuerpo reciba agua y azúcar, éste último preferentemente debe provenir de algo saludable como frutas.

La creación de este tipo de bebidas es con base en el peor enemigo de un deportista: la deshidratación. Alguien que regularmente hace ejercicio escucha constantemente lo importante que es la hidratación para el cuerpo, y sí que lo es, pero quizá las bebidas deportivas no resultan la opción más saludable o efectiva para una hidratación adecuada.

La promoción que se da para propiciar la venta de estos productos es que no puedes dejar que tu cuerpo sienta sed, cuando en realidad es algo natural que a cualquier persona que se encuentre haciendo cualquier tipo de esfuerzo físico le dará sed y no porque esto ocurra quiere decir que algo malo pasará.

Una bebida deportiva de 600 ml aporta 140 calorías al cuerpo, hay muchas personas que con el ejercicio que hacen no alcanzan a quemar esas calorías, por lógica no quemarán las que su cuerpo ya tenía antes de consumir la bebida. Más que una labor en la creación del producto, es una labor de mercadotecnia aplicada de manera inteligente ya que se sabe que alguien que cuida de su cuerpo y salud no querrá que algo como la sed interfiera en su bienestar.

Una persona adulta tiene la capacidad de leer la etiqueta del producto y tomar la decisión de consumirlo sabiendo las consecuencias; sin embargo, es alarmante que por la falta de información, menores de edad estén consumiendo esas cantidades de azúcar ya sea porque se los dan sus padres o por decisión propia, ya que es algo que se puede encontrar en cualquier escuela. Es importante mencionar que demasiada azúcar desde una edad temprana puede traer una serie de enfermedades a largo plazo.

Una vez que se convierte en un hábito consumir bebidas deportivas será difícil cambiarlo, pero hay que considerar que nuestro organismo puede tener demasiado sodio, micronutrientes y potasio que son algunos elementos de los que se componen estas bebidas.

La mejor alternativa es buscar la manera de hacer tus propias bebidas deportivas, o mejor conocidas como bebidas isotónicas, de esta manera es seguro que estarás consumiendo una bebida de ingredientes naturales en su totalidad y no procesados.

Aunque estas bebidas se vendan como un elemento saludable hay que considerar que se pueden buscar mejores opciones y que no es necesario sobrepasar los límites que el cuerpo puede soportar. No hay ningún producto que pueda aportar lo que puedes conseguir naturalmente, recuerda que no importa lo que hagas, tú salud es primero. 

Karen Priscila Sandoval Renteria

Comments have been closed for this article.