Return to start

6 sencillos pasos para iniciar una pequeña empresa

Un pequeño gran negocio siempre comienza como una idea, pero hay que transformar esa idea en acciones. Ahí es donde muchas personas empiezan a sentirse abrumadas. Es comprensible congelarse en el diluvio de cosas que se requieren para empezar un negocio, pero comenzar es en realidad más fácil de lo que parece.

Al igual que con cualquier gran meta, si inicias por descomponerla en tareas más pequeñas, podrás realizar las acciones necesarias suficientes para empezar. Aquí te presentamos seis maneras de descomponer y simplificar el proceso para iniciar con tu propia pequeña empresa:

1. Escribe un plan de negocios de una sola página

La clave para una pequeña empresa exitosa, especialmente en la fase de arranque, es mantener las cosas simples y en gastos bajos. Con gastos no me refiero sólo a gastos monetarios, sino también al tiempo.

Muchos aspirantes a propietarios de pequeñas empresas caen en la trampa de tratar de crear el plan de negocios más grande y más robusto del mundo. Sólo vas a necesitar eso si estás en busca de inversión o financiamiento, e incluso si vas a solicitar cualquiera de esas cosas más adelante, siempre recomiendo a los propietarios de pequeñas empresas que comienzen probando sus ideas antes de invertir una gran cantidad de tiempo y dinero.

Así que para empezar, crea tu propio plan de negocios simple, y trata de que sea de una sola página con una descripción de alto nivel de la pequeña empresa que estás a punto de comenzar.

Define tu visión

¿Cuál será el resultado final de tu negocio?

Define tu misión

A diferencia de una visión, tu misión debe explicar la razón de ser de tu empresa.

Define tus objetivos

¿Qué vas a hacer? ¿Cuáles son tus objetivos? ¿Qué dará lugar a la realización de tu misión y visión?

Define tus estrategias básicas

¿Cómo se van a lograr los objetivos que acabas de proponer?

Escribe un plan de acción simple

Tacha las acciones orientadas a tareas más pequeñas que son requeridas para alcanzar los objetivos establecidos.

Y nada más. Puede ser que sea más de una página, pero sin duda va a ser más organizado y más corto que un plan de negocios completo, lo que podría llevar semanas en escribir.

2. Decide un presupuesto

Si bien te recomiendo que mantengas tus gastos lo más bajo posible, todavía tendrás que determinar un presupuesto para empezar y cuánto puedes gastar. Si te autofinancias, sé realista acerca de los números y lo que crees que es tu presupuesto. He descubierto que un 20 por ciento adicional para imprevistos es una cantidad excedente realista que ayuda a planificar tu índice de gastos

Tu índice de gastos es la cantidad de dinero que estás gastando mes con mes. Es un número importante que debes averiguar para determinar cuánto tiempo puedes permanecer en el negocio antes obtener alguna ganancia.

Debes establecer la rentabilidad de tu negocio en los primeros 30 a 90 días. Es posible. Pero ten una reserva presupuestaria para que puedas sobrevivir si las cosas van más improductivas de lo esperado.

3. Decide una entidad legal

La presentación de los documentos para iniciar un negocio cuesta dinero. A menudo, dependiendo de tu estado, puede ser un montón de dinero. Tendrás que tener en cuenta  la concesión de licencias de la ciudad y municipio, honorarios del estado y las cuotas de entidad de negocios y más. Haz una búsqueda exhaustiva antes de tiempo para determinar cuáles son las tasas de presentación para tu ciudad, condado y estado antes de iniciar cualquier tipo de negocio.

A menudo, en la fase inicial de "prueba" de tu pequeña empresa, puede ser aconsejable comenzar como propietario único, ya que se reducen el papeleo y los gastos por adelantado. Eso te puede ahorrar algo de dinero en grande, mientras que determinas la viabilidad de tu negocio. Ten en cuenta que el actuar como propietario único que puede ponerte en riesgo personal, por lo que querrás sopesar los beneficios y los riesgos y luego hablar con un abogado o un profesional de impuestos locales para decidir qué es más inteligente para tus metas a corto plazo vs.  metas a largo plazo.

Siempre se puede registrar para una entidad comercial una vez que hayas demostrado en los primeros tres a seis meses de negocio que tienes un modelo viable y sostenible.

4. Cuida el dinero

Cualquiera que sea la entidad de negocios que decidas, mantén los fondos separados de tus cuentas personales. Este es un gran error que hace los  impuestos y estados financieros confusos. Es muy fácil de configurar una cuenta de cheques de comercial libre con tu cooperativa de crédito o banco. Todo lo que necesitas es tu papeleo registro,  información de propietario único y licencias y un depósito inicial para ponerte en marcha en la mayoría de las instituciones financieras.

No pagues por una cuenta u obtengas cualquier tipo de líneas de crédito aún, sólo ten un lugar de almacenamiento donde puedas  mantener tu dinero separado de tus cuentas personales. Esto debería tomar no más de una hora en la institución financiera de tu elección.

5. Crea una página web

Independientemente de si tu negocio va a ser de ladrillo o mortero o en línea, necesitas una página web y eso significa asegurar tu URL. Los sitios de dominios populares, tales como HostGator y GoDaddy te permitirán realizar una búsqueda con la dirección de dominio del sitio web de tu elección por tan poco como $ 9.99 dolares.

Si estás comenzando un negocio en línea, puedes atar tu dominio a un carrito de compra y a una tienda en línea, tal como Shopify por una pequeña cuota mensual, o puedes construir tú mismo un sitio web básico en tu URL con sitios constructores de hazlo tu mismo como Weebly por una tarifa baja. Ambos son de menos de $ 100 al mes.

6.  Ventas de prueba

Tienes suficientes fondos ahora se puede empezar a probar algunas ventas. Trata de difundir la palabra de maneras económicas y creativas.

Si tienes un negocio basado en el servicio, involúcrate con tu cámara de comercio local o con la sección de la pequeña empresa inmediatamente y pregunta por los recursos que están disponibles con los que puedas hablar, presentar recursos o compartir información sobre tu negocio. Si tienes un negocio basado en el producto, comprueba la viabilidad de tu producto en los tianguis locales, los mercados agrícolas u otros eventos de la comunidad para ver lo que realmente piensa el público  de ti (y si lo van a comprar).

Dirigir el tráfico a tu sitio web a través de simples anuncios de Facebook con presupuestos limitados o creando una cuenta de Google AdWords simple con un límite de presupuesto para poner a prueba si el tráfico va a tu sitio.

Puedes seguir estos seis pasos por ti mismo con poco dinero. Es una manera fantástica de probar la viabilidad de tu pequeña empresa antes de tirar todo tu tiempo y dinero en una idea sin probar.

Baudilio Sosa Mayonga

Comments have been closed for this article.