Return to start

Ateísmo: la incredulidad creciente

No, no hablamos de satanismo, hablamos de ateísmo. Existe gran conmoción aún en estos tiempos sobre el ateísmo. Según la Real Academia Española, la definición de ateo es “que niega la existencia de cualquier dios”. Entonces un ateo es alguien que no cree en ningún dios. ¿Por qué en estos últimos años ha incrementado el número de ateos en el mundo, principalmente en Estados Unidos? Existen muchas razones y algunas son muy personales. Sin embargo, grosso modo se pueden inferir algunas de ellas.

En la era de la globalización la gente se involucra con personas de otros continentes, países y ciudades creando puentes por los que no solo cruzan personas, sino ideas, creencias y cultura. El internet es una de las herramientas que agiliza este proceso. Por medio de redes sociales y medios de comunicación hemos podido encontrarnos con modos de pensar que tal vez no hubiéramos encontrado de otra manera. Para lo que ayudan estas es para presentar e introducir el ateísmo. Puede que antes no tuviéramos otra opción y solo mantuviéramos la religión de nuestros padres solo por ignorancia. Ahora conocemos y podemos informarnos acerca de muchas otras religiones incluyendo el ateísmo. Somos capaces de discernir y tomar nuestras propias decisiones con base en nuestra moral.

Para que una persona decida convertirse en ateo, necesita negar las otras religiones que usualmente se han inculcado por generaciones de cientos de años. ¿Qué mueve a las personas a olvidar su cultura familiar? En algunos casos es el avance científico. Conforme se descubren maneras de descifrar nuestro universo desaparecen los enigmas que eran justificados por dioses. Hace cientos de años las personas creían en dioses para explicar lo que ellos no podían. Ahora podemos hacerlo. Estos dilemas internos orillan a algunos a optar por el ateísmo. Otra razón es la exclusión que presentan algunos grupos religiosos hacia cierto tipo de personas. Por ejemplo, sexismo y menosprecio por las mujeres, agresión y discriminación hacia LGBT e incluso racismo. Los que nacen con alguna de estas diferencias pueden correr con la mala suerte de crecer en un ambiente agresivo y el resentimiento puede llevarlos hacia el ateísmo. Además de la discriminación, puede que solo se refiere a ciertas actitudes o comentarios que hacen muchas personas religiosas. En muchos casos, las personas religiosas son cerradas a otras maneras de pensar e imponen sus propias creencias pues así les indica su doctrina. Esto causa que otros no quieran involucrarse e incluso que opten por el ateísmo.

Tenemos además, los bebés que nacen con padres ateos. Como en otras religiones, los ateos tienden a inculcarle su manera de pensar a sus hijos, es algo natural y a veces involuntario. Muchos de ellos crecen manteniéndose ateos. Con el paso de los años aumenta el número de ateos por los nuevos jóvenes que se integran a la sociedad. Una de las razones por las que el ateísmo crece es por las nuevas generaciones que crecen ya con esa forma de pensar.

Ya sea por el razonamiento científico o la discriminación, cualquiera tiene derecho de elegir su propia religión y manera de pensar. Como seres humanos aprendamos a respetarnos y vivir de la mejor manera posible.

Qué Busca