Return to start

Profecías bíblicas por cumplirse

Los “profetas” son los individuos que han recibido el don sobrenatural de conocer por inspiración divina los acontecimientos distantes o futuros. Mientras que la “profecía” es la manifestación oral o escrita de ese acontecimiento que está por suceder.

Podemos introducirnos en el mundo de este conocimiento mediante una sencilla pregunta:  

¿Podemos conocer el futuro?

Desde la antigüedad hasta hoy, la posibilidad de anticiparse al futuro ha fascinado al ser humano, todos los pueblos contaron con videntes que, sirviéndose de las más diversas artes adivinatorias, procuraron satisfacer esa necesidad de palear la incertidumbre ante el porvenir.

Incluso hoy, crece paulatinamente el número de quienes consultan a los adivinos, o tienen en cuenta las predicciones astrológicas; pese a que el conocimiento anticipado de lo que nos espera se contradice con nuestras actuales concepciones científicas y filosóficas.

Existen evidencias de que en ocasiones, y de forma muy limitada, algunos pueden vencer al tiempo, y tienen atisbos de lo que vendrá. Estas evidencias son estudiadas científicamente por la parapsicología, recibiendo el nombre de precogniciones.

Aclaremos que los libros de la Biblia que contienen la mayoría de la información profética son el Apocalipsis y el libro de Daniel.

Las antiguas predicciones bíblicas describieron acontecimientos que empezaban con la expulsión de los judíos de la antigua Judea y su retorno siglos después a la tierra que hoy en día conocemos como Israel. Según algunos estudiosos de la Biblia, eso significa que en 1948 (año de la fundación del Estado de Israel) empezó una mortífera cuenta regresiva hacia el apocalipsis:

Gobierno mundial, un sistema económico forzado, control estatal-(Apocalipsis capítulo13, versículos 16-18): 16 Y hacía que a todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos, se les pusiese una marca en la mano derecha, o en la frente;

17 y que ninguno pudiese comprar ni vender, sino el que tuviese la marca o el nombre de la bestia, o el número de su nombre.

18 Aquí hay sabiduría. El que tiene entendimiento, cuente el número de la bestia, pues es número de hombre. Y su número es seiscientos sesenta y seis. (…)

Acá las escrituras hablan de un nuevo tipo de moneda que acabará con el dinero físico, algunos creen que se puede tratar de alguna especie de microchip en la mano derecha o en la frente, con el cual se podrá comprar o vender. Se eliminaría la moneda con el pretexto de que así se evitaría la falsificación, la estafa, y los asaltos.

Un terremoto partirá el monte de los olivos, el agua fluirá bajo Jerusalén-(Zacarías capítulo 14, versículos 4-8): 4 Y se afirmarán sus pies en aquel día sobre el monte de los Olivos, que está en frente de Jerusalén al oriente; y el monte de los Olivos se partirá por en medio, hacia el oriente y hacia el occidente, haciendo un valle muy grande; (…)

(…) 8 Acontecerá también en aquel día, que saldrán de Jerusalén aguas vivas, la mitad de ellas hacia el mar oriental, y la otra mitad hacia el mar occidental (…)

El nuevo testamento dice que Jesús ascendió desde el monte de los olivos, y volverá del mismo modo y en el mismo lugar, y el monte se abrirá seguramente por la pared donde se sabe que hay una fisura, también se predice que brotará agua por debajo de Jerusalén y fluirá hasta el mar Muerto.

Lo que pocos saben es que esta profecía tiene un fuerte sustento, pues Jerusalén está atravesada por la falla geológica Sirio-Africana; así mismo, los terremotos han afectado esta región desde la antigüedad alterando su topografía; además, bajo la ciudad fluyen varias corrientes de agua actualmente.

La guerra que acabará con todas las guerras: El Armagedón-(Jeremías capítulo 25, versículo 33): 33 Y yacerán los muertos de Jehová en aquel día desde un extremo de la tierra hasta el otro; no se endecharán ni se recogerán ni serán enterrados; como estiércol quedarán sobre la faz de la tierra. (…)

Estudiosos de la Biblia consideran que solo un artefacto bélico de gran poder, como una bomba nuclear puede causar que millones de cuerpos reposen en el suelo sin que estos se puedan sepultar.

De hecho, actualmente no solo las superpotencias tienen tecnología nuclear; sino que otros Países inestables política y socialmente también, como Pakistán, India, Israel, Corea del Norte y potencialmente Irán.

Jesús nos dice que a menos que él vuelva, ningún humano se salvará. Expertos en militaría especulan que si hay un conflicto nuclear, aunque solo sea un una zona reducida del mundo, éste podría desbordarse y afectar a todo el planeta, llevando a la raza humana hasta la extinción; tecnológicamente esto no era posible, pero ahora el arsenal nuclear acumulado tiene la capacidad de destruir varias veces el planeta.

Si consideramos que entre Rusia, Estados Unidos y Gran Bretaña se controlan unas 22.660 cabezas nucleares; y que oriente próximo está al borde de una guerra generalizada entre sunnitas y chiitas; es posible que la humanidad ya haya creado las condiciones geopolíticas y tecnológicas para destruirse.

A lo mejor después de llegar hasta aquí, hemos notado que este tema además de interesante es aterrador, varias profecías se han cumplido y otras aún no. No obstante, la pregunta clave a responder es: ¿cómo podremos parar todo esto? 

Sergio Augusto Alvarez Vargas

Comments

Lidia     25 November 2016

Pues la verdad algunas dicen que pasarán y no lo hicieronb

Sergio Alvarez     14 December 2016

Teólogos dicen que unas sucedieron y otras aún no, pero siempre salen fanáticos que afirman que el fin está cerca, lo que ha sido trágico en ocasiones

Comments have been closed for this article.