Return to start

5 consejos para el cuidado de la piel de tu bebé

Los bebés son muy pequeños y frágiles. Puede haber ocasiones en las que nos dé incluso miedo tocarlo por lo delicados que se ven. Sin embargo, no hay nada que temer pues lo bebés a pesar de que son más delicados que los adultos en cuanto a la piel, a menos que tu bebé haya nacido con piel sensible muchos cuidados con ingredientes caseros pueden ayudar a tu bebé sin ningún problema. Hay cinco prácticas y remedios que me han servido y que no soltaré hasta que mi hijo sea adolescente y son las siguientes:

1. Aceite de coco

Justo tuve una conversación con un amigo sobre el aceite de coco. Es el mejor y más versátil ingrediente natural que he encontrado hasta ahora. Lo puedes usar en lo que sea, cocinar, cabello, rostro, desmaquillar y en piel de bebé. Después del baño me gusta untarle a mi bebé aceite de coco en la piel de todo el cuerpo en lugar de usar crema de bebé. Aunque son creadas en laboratorios y garantizan hidratación y no ser duros con la piel de bebé usualmente tienen ingredientes artificiales. El aceite de coco no produce reacción en la piel de bebe, la humecta, sirve para combatir hongos y como punto extra, huele delicioso y sirve de aromaterapia antes de dormir.

2. Fécula de maíz

La fécula de maíz es un polvo blanco fina que se asemeja al talco de bebé. Este sirve principalmente en la temporada de calor. Todos sudamos y los bebés no son la excepción. La fécula absorbe el sudor y evita que salga salpullido o de comezón. También, la fécula sirve para las rozaduras por el pañal pues ayuda a que la piel del bebé respire y sane a pesar de lo que sucede dentro del pañal.

3. Secar bien la piel

Este punto puede sonar muy lógico. Hay que secar bien al bebé después de bañarlo. Pues es algo que no muchas personas hacen bien o se aseguran de hacer y la humedad que puede quedar entre los dedos del bebé o detrás de las orejas puede crear hongo.

4. Controlar la temperatura del agua

A algunos de nosotros nos gusta bañarnos con agua caliente para relajar los músculos y por la costumbre podemos no darnos cuenta de que el agua de baño para el bebé está muy caliente. El agua de los bebés debe permanecer a cierta temperatura y lo mejor es regular la temperatura ambiente para evitar el frio. El agua caliente puede irritar la piel del bebé y secarla, librándola de sus aceites naturales. La piel seca puede descarapelarse y causar molestia al bebé.

5. Revisar la tela de la ropa

Cuando uno tiene bebé se encarga de buscarle una cantidad exorbitante de trajes curiosos. Lo que no notamos es que no todas las marcas (aunque sean de bebé) utilizan telas que permitan que la piel del bebé respire y que no guarde toda la humedad de saliva, agua y otros líquidos que siempre viven sobre un bebé. Hay que tocar la tela e identificar cuáles son más cómodas para el bebé y que no irritan su piel. Yo sé que el pequeño par de pantalones jeans se ven muy bonitos en los bebés pero, ¿enserio crees que tu bebé es feliz en esa tela dura y poco flexible?

Tantos pequeños detalles en cuanto a los bebés que debemos tomar en cuenta. Puede ser abrumador. Sin embargo, estos pequeños consejos pueden ayudarte a tener un problema menos en tu paternidad/ maternidad. Consintamos a los pequeños y cuidémoslos como se debe. 

Qué Busca