Return to start

El daño que causan los estereotipos

Vivimos en un mundo en el que la mayoría de las cosas que pensamos o hacemos están influenciadas por la sociedad. Los estereotipos son la imagen que la sociedad crea de alguien más. Los estereotipos casi siempre son exagerados o falsos, pero lo trágico es que la gente los ve como la realidad.

Un ejemplo, cuando estuve un año de intercambio estudiando fuera del país la gente que conocí pensaba que México era un país totalmente retrograda. Había quienes incluso pensaban que uno de nuestros principales medios de transporte era el burro. Muchos me preguntaban si tenía drogas, o si es verdad que somos muy flojos y sólo comemos tacos. Esto enoja mucho. ¿Cómo puede ser que exista gente que no conozca todo esto? Es algo que damos por hecho, la verdad es que mucha gente en todo el mundo piensa así, pero no son los únicos.

Alguna vez tu madre te regañó porque no querías comer tu comida y te dijo “Hay niños muriéndose de hambre en África y tú desprecias la comida”. Eso es un estereotipo. África no muere de hambre como todos pensamos, si tiene gente pobre, igual que todos los países tienen a pobres y a niños muriendo de hambre, así que ¿por qué siempre que pensamos en la pobreza extrema automáticamente nos vamos a África?, ¿No es una ofensa también para los ciudadanos de los países africanos el que tengamos ese estereotipo sobre ellos? Otro ejemplo puede ser la manera en la que vemos a los estadounidenses, no sólo nosotros pero todo el mundo, muchos los ven como estúpidos o racistas, centrados en ellos mismos. Todo esto son ideas que nos creamos, pero los estereotipos nos afectan como país y como seres humanos. Por ejemplo, ¿cuál es el estereotipo de una mujer? Cocinar, ser ama de casa, cuidar de los niños. ¿El de un hombre? Trabajar, ser siempre el proveedor, proteger a la familia, ser “macho”. Estos estereotipos siguen siendo fuertes, aunque no lo parezcan. ¿Qué pasa si un hombre quiere quedarse en casa a cuidar de sus hijos en lugar de trabajar? Es visto como débil  o un flojo. ¿Y si una mujer decide no tener hijos y dedicarse a un campo que puede ser por estereotipo masculino? la toman por lesbiana, marimacha o simplemente no es respetada en su campo laboral.

La lista puede seguir y seguir, y aunque no lo creas lo más probable es que tengas estereotipos sobre miles de cosas pero no te has dado cuenta. Lo malo no es el estereotipo en sí, sino la manera en la que lo tratamos, la manera en la que, como sociedad, juzgamos a una persona o a un país sin siquiera conocerlo, sólo porque es lo que nos enseñaron o porque pensamos que lo poco que conocemos justifica nuestra manera de pensar. Para poder llegar a un mundo más pacífico e inclusivo debemos comenzar a darnos cuenta de los estereotipos que tenemos y luchar contra ellos, luchar porque todos tengamos una mejor imagen de los demás y de nosotros mismo, aceptar y no juzgar al prójimo. Hay que recordar que todos somos seres humanos con los mismos sentimientos y que las cosas que nos ofenden a nosotros también pueden ofender a los demás. Ojala algún día todos podamos convivir en un mundo con más empatía y aceptación, porque el cambio está en nosotros mismos.

Maria Jose Partida Lopez

Comments have been closed for this article.