Return to start

El espíritu del día de muertos

El día de muertos es una celebración mexicana para recordar a nuestros queridos difuntos. A pesar de que se trata de muertos, no tiene nada de lúgubre sino que está llena de colores y de vida. Se crean altares en nombre de aquellos que han pasado a otro lugar y se adornan con alimentos que le gustaba al difunto, flores, velas, ¿un perro? Y muchos otros decorativos. Las personas se juntan a contar anécdotas sobre sus seres queridos y ríen o lloran al recordarlos. Se trata de sentir contacto con ellos de nuevo, de pensar en lo bonito y de esperar el día de su encuentro.

Sin embargo, esta tradición mexicana (como muchas otras) se está perdiendo. Muchas de las festividades y gran parte de la cultura del país se enfocan en el centro del mismo. En el norte, no se aprecia ni una parte de lo que sucede allá abajo. Tenemos nuestra propia influencia de nuestro vecino estadounidense y nuestros padres se han despegado de sus raíces.

Como generación de tecnología y aprendizaje podemos recurrir a estas herramientas para aprender un poco más de nuestra cultura. Podemos hacer un gran evento en los panteones para que la gente se sienta bienvenida de visitar y pasar un rato con sus familiares y amigos. Si entramos en el espíritu de día de muertos y nos apoyamos podemos lograr resucitar esta tradición que está por morir.

Además no hay que tener miedo de la catrina que ronda por las calles esa noche. No hay nada que temer. Todos tenemos un tiempo y si no es el tuyo no pasa nada y si lo es aunque corras e intentes huir. En lugar de asustarse porque no escribir calaveras divertidas para compartir con otros y pasar un buen rato. Incluso se puede participar en las competencias de catrina al caracterizar a una persona como si fuera la misma catrina. Recuerda que la catrina es audaz, elegante, sarcástica y viste de manera extravagante con sombrero y vestido largo lleno de encaje y flores.

No olvidemos que también es una excusa para comer. ¿A quién no le gusta un pan de muerto con chocolate caliente o champurrado? Las quermés con tamales o pozole, tostadas y postres. Una deliciosa manera de pasar la noche.

Los altares de muerto son tal vez lo más icónico de la festividad. Tienen significado cada uno de los componentes de este y la gente trabaja en equipo para lograr un hermoso y llamativo altar. El altar tiene diferentes pisos y en cada uno se colocan diferentes objetos que pudieron pertenecerle al difunto o que representan sus gustos y forma de ser, el cempaxúchitl, la vara para ahuyentar a los espíritus, el xoloitzcuintle para guiar a los muertos y muchos otros componentes. Es un proyecto divertido y que une a las personas.

Porque no celebramos la vida y recordamos a los muertos con cariño si es parte importante del ciclo de la vida. Mantengamos vivas nuestras tradiciones y reconozcamos que somos provenientes de esas ideas y esa cultura. Entremos en el espíritu del día de los muertos. 

Qué Busca