Return to start

Cómo purificar el aire en tu hogar

Todo propietario de un hogar quiere asegurarse de que el aire en su casa está limpio. En las últimas dos décadas, nuestra sociedad se ha vuelto cada vez más y más consciente de los problemas de salud causados por el aire contaminado. Todos sabemos que las alergias son el problema de algunas personas mientras que los químicos y el moho son problema de todos.

Pero obtener pureza en el aire no es una tarea simple. Limpiar el aire en las casas antiguas parece ser una tarea sin fin, incluso las nuevas residencias tienen un problema de calidad de aire.
Aquí te damos ocho consejos para purificar el aire en tu hogar.

1. Limpia tus ductos

Si usas aire acondicionado, los ductos deben ser limpiados al menos una vez al año. Con el tiempo se juntan moho, polen, polvo y residuos y desafortunadamente no hay una forma de hacerlo por ti mismo así que aborda el problema y llama a los profesionales.

2. Invierte en un purificador de aire

Estas máquinas no son reguladas por el gobierno (y por lo tanto los doctores son cautelosos al recomendarlas) así que no está claro hasta qué nivel son ciertas sus afirmaciones de que reducen los niveles de suciedad y alérgenos en el aire. Sin embargo, han mejorado en los últimos 20 años y tendrán un impacto positivo en la calidad de aire de tu hogar (si se usa de acuerdo al instructivo).

3. Elige los productos de limpieza con cuidado

Junto con los contaminantes que entran a tu hogar a través de las ventanas y puertas, ¡existen otros contaminantes que las personas llevan sus hogares y luego liberan! Trata de usar productos de limpieza con ingredientes naturales sin químicos extremos.

4. Elige con cuidado nuevos materiales para tu piso

Otra forma en la que los propietarios introducen contaminantes a su hogar es a través de la instalación de nuevos pisos y otros materiales sintéticos. Las alfombras, laminados y los azulejos pueden emitir contaminantes por un periodo de tiempo después de la instalación. Reduce el daño al hacer una investigación antes de comprar pisos, elige un producto que emita la menor cantidad de químicos dañinos y ventila bien durante y después de la instalación.

5. Trata desempolvando con agua

Mantén en mente que el desempolvar y barrer envía el polvo y los contaminantes hacia el aire así que considera desempolvar con un trapo húmedo y barrer con un trapeador húmedo.

6. Limpia muy bien las viejas alfombras

Las alfombras viejas pueden absorber y almacenar polvo, polen, moho y químicos dañinos. Asegúrate de que sean limpiados con regularidad con una aspiradora usando un filtro de absorción eficiente de partículas. Si tu eliges limpiar las alfombras con humedad, la limpieza profesional con vapor es la opción más segura y efectiva.

7. Limpia las cortinas

Las cortinas son sin duda lo que le añade ese último toque perfecto de elegancia a tu hogar así como belleza y decoración y permiten que entre la cantidad ideal de luz. Vienen a darle vida a una habitación y a complementar el decorado interior. Sin embargo, las cortinas casi siempre se llenan de polvo, mucho polvo, lo que significa que tienen que ser limpiadas o lavadas con regularidad. A pesar de que puedes limpiar tus cortinas en casa, la mejor opción es contratar los servicios de un especialista en limpieza cuando se trata de limpiar aquellas que no tienen una etiqueta con instrucciones para su lavado.

8. Monitorea los niveles de humedad

En el baño y en la cocina, asegúrate de que la ventilación es adecuada para eliminar el exceso de humedad apropiadamente. Por otra parte, si usas un humidificador para el aire seco en tus interiores, monitorea la humedad con un higrómetro. Los niveles de humedad relativos de un 30 a un 50 por ciento son los niveles óptimos, un nivel mayor a 60 por ciento produce moho.

Una gran variedad de factores afecta la calidad del aire en tu hogar. Por lo tanto, se requiere una constante vigilancia para mantener saludable el ambiente de interiores. Cada esfuerzo que haces vale la pena ya que un aire de interiores más limpio tiene como resultado menos problemas respiratorios y una menor necesidad de usar medicamentos.

Ovidio Toro Griego