Return to start

Pecadores en el infierno

Un día, tres hombres murieron y dieron a parar al infierno. Uno se llamaba Jorge, otro Kevin y el otro Pedro. Estaban un poco confundidos por su situación actual y dieron un salto cuando vieron que de la nada se abrió una puerta en la pared. Detrás de la puerta estaba quizás la mujer más fea que hayan visto jamás. Medía apenas un metro, estaba sucia y podían olerla incluso por encima del olor a azufre.

La voz del Diablo resonó diciendo:

-Jorge, ¡haz pecado! Te condeno a pasar el resto de la eternidad en la cama con esta mujer!
Y Jorge fue arrastrado hacia su tormento eterno al otro lado de la puerta por un grupo de demonios.

Esto obviamente llenó de miedo a los otros dos hombres, así que ambos saltaron cuando la segunda puerta se abrió y vieron a un ejemplo aún más desagradable de mujer mal hecha. Medía más de dos metros, era monstruosa, estaba cubierta de gruesos pelo negro y volaban moscas alrededor de ella.

Otra vez se escuchó la voz del Diablo, más fuerte que la vez anterior:

-Kevin, ¡haz pecado! ¡Te condeno a pasar el resto de la eternidad en la cama con esta mujer!

Y Kevin, como Jorge, fue arrastrado, gritando y agarrándose de donde pudiera, hacia su condena.

Pedro, ahora solo, claramente se sentía lleno de ansiedad y temía lo peor cuando la tercera puerta se abrió. Mientras la puerta se abría, se alivió al ver que la mujer detrás de ella, ¡era nada más y nada menos que Angelina Jolie! Lleno de alivio, Pedro saltó de la alegría al ver a la hermosa mujer, quien vestía solamente un diminuto bikini. Luego, se escuchó la voz del Diablo resonando:

-Angelina, ¡haz pecado…!

Baudilio Sosa Mayonga

Comments have been closed for this article.