Return to start

6 extrañas religiones que debes conocer

Formar parte de algo más grande que sí mismo es un anhelo inherente al ser humano; la pertenencia a un grupo puede llegar a otorgar un grado de confianza mucho mayor que la propia autoestima, dado que somos “seres sociales” por naturaleza. En algunos casos, esta necesidad de aceptación orilla a la gente a ingresar a grupos religiosos demasiado excéntricos y poco serios, donde el pensamiento individual es reemplazado por una doctrina colectiva, vanamente justificada por el concepto del “bien mayor” o “bienestar de las mayorías”.

En esta entrada repasaremos a seis curiosas “religiones” (que cuadran mejor en el concepto de "secta") que se han establecido en el mundo, prometiendo a sus seguidores un mejor futuro – ya sea en esta vida o en la otra – a cambio de “casi nada” (lo cual en la mayoría de los casos, significa más bien “casi todo”).

Thee Temple Ov Psychick Youth

"El templo de la juventud psíquica" es una secta bastante peculiar en la que alegan no poseer ningún tipo de dioses, aunque sí estudian la manifestación de conceptos mágicos, sobre todo los que pueden interpretarse como “poderes” psíquicos o místicos del cerebro humano. La fundaron a principios de las década de los 80’s. Alegan también estar en evolución permanente y ha estado apoyada por grupos musicales como la banda Psychick o SoftCell.

Nuwaubianismo

Esta extraña agrupación sostiene que las personas de raza negra descienden de una raza extraterrestre de piel verde de nombre “Annunaki”. Fue fundada por Dwight York, un músico y escritor afroamericano, quién en el pasado tuvo problemas con la ley por el concepto de abuso infantil. Esta religión básicamente se deriva de la nación del Islam y los musulmanes negros. Están plenamente seguros de que los blancos tienen hechizados a los negros para sumirlos en la ignorancia.

La secta de Osho

Liderada por Bagwaan Shree Rajness (“Osho” para los amigos), esta secta llegó a su punto álgido de popularidad en la década de los 80’s. Su líder proclamaba estar en contra de todos los bienes materiales (para los demás, porque para él eso estaba bien) y basaba su doctrina en la lucha contra el materialismo americano. Logró embaucar a un gran número de gente (donde se podía contar a varios adinerados) en los Estados Unidos de América.

Movimiento de la creatividad

Muy similar al Nuwabianismo, pero con blancos. Aquí consideran que el hombre blanco es el pináculo del progreso humano y todas las demás razas son simplemente inferiores (resaltando a la raza negra como el fondo de su “clasificación”). Fundada por Ben Klassen, esta secta también se caracteriza por ser homofóbica, antisemita, xenofóbica, racista y ultraderechista. Unas auténticas “joyas”.

La Cienciologia

Esta “religión” de los famosos sostiene que hace casi 75 millones de años, un dictador cósmico trajo miles de millones de personas a nuestro planeta sólo para asesinarlas. Dichas almas aún permanecen en el mundo causando un enorme caos. Para lidiar con ellas, la iglesia de la Cienciologia ofrece cursos por los que cobra cantidades estratosféricas de dinero. Es una secta para ricos. Sorprendentemente sigue ganando adeptos.

Urantianos

Aunque no están cohesionados en un grupo en particular, los Urantianos (o creyentes de Urantia) claman una nueva verdad sobre Jesucristo y las ideas cristianas: todos ellos (Dios, Jesús, los ángeles, incluso el propio Luzbel) son seres extraterrestres, y el planeta tierra (Urantia) es una especie de laboratorio experimental donde crearon una raza nueva (los humanos) para paliar algunas falencias en diseños anteriores. Tienen libros sagrados al estilo de la Biblia y no se alejan demasiado de las enseñanzas cristianas, aunque sí sostienen que Jesucristo es hijo de hombre, y no de un dios (como los textos gnósticos).

Es importante destacar que nadie puede decirte en qué debes – o puedes– creer, sin embargo, sí es necesario abrir bien los ojos y estar atentos; el engaño se presenta en miles de formas distintas y la religión es uno de sus mejores disfraces.

Recuerda siempre que para creer, no necesitas una religión, sólo necesitas fe. Y no es necesario que alguien se ofrezca a dártela, porque esa ya vive en ti

Qué Busca