Return to start

Primer debate entre Clinton y Trump

Como país vecino de Estados Unidos y aliado de mucho tiempo nos conviene conocer el estado político, social y económico de ese país. Además, Estados Unidos es el país comúnmente encargado de las relaciones internacionales, el interventor en guerras, proveedor y diplomático. Es solo natural entonces que todo el mundo haya sintonizado sus televisores o computadoras con el pasado debate entre Hillary Clinton y Donald Trump.

Por el lado de los Demócratas tenemos a Hillary Clinton. Los Clinton tiene una larga carrera de relaciones con el gobierno de Estados Unidos. Hillary ha tenido puestos de poder como Secretaria de Estado, Senadora de Nueva York y primera dama de Estados Unidos con su esposo Bill Clinton como la cabeza del país. Tiene gran conocimiento del manejo político/ social del país y ha estado involucrada en las decisiones tomadas desde hace varios años.

Del lado de los Republicanos, se encuentra Donald Trump. Empresario millonario y ahora postulante para presidente de Estados Unidos. Trump no tiene experiencia per sé siendo parte de la gubernatura de Estados Unidos. Sin embargo, Trump se ha convertido en un personaje político muy famoso, ya sea odiado o venerado. Su estilo de política radical, agresiva, tradicionalista ha envuelto a muchos otros con esa mentalidad. Trump es un hombre de clase alta, dueño de muchos negocios y de grandes cantidades de dinero y bienes.

En el pasado debate, se trataron temas de importancia como impuestos, raza, terrorismo y la batalla cibernética. Cada uno con su propuesta para sustentar el país. En cuanto a impuestos, Hillary planea incrementar impuestos en empresas multimillonarias (macro) para que sean relativos a las ganancias que obtienen. Por otro lado, Trump prefiere recortar los impuestos. El tema del terrorismo siempre es algo difícil de abordadar, es demasiado complejo y grande como para erradicarlo por completo, no obstante, Clinton propone buscar diplomacia y conjunción entre países aliados. Trump por su parte, prefiere no buscar ayuda de los demás pues asegura que los demás países no le pagan a EEUU para ayudarlos.

De manera indirecta, Trump no negó ser indiferente ante el uso de material nuclear. En cuanto al tema del racismo, la postulante Clinton aceptó el estado actual de desigualdad y racismo por parte de la policía estadounidense y propone un cambio social y político; promueve capacitar a los policías, imponer correctamente la ley del uso de armas y ayudar a las comunidades marginadas. Donald Trump afirmó ser amigo de las comunidades de color y su respuesta fue agredir a los políticos diciendo “todos los políticos dicen que harán algo para ganar votos y después no hacen nada al respecto”. Podemos ver que a Trump se le olvidó que también es político y no dio una propuesta concreta sobre el tema. Al contrario, argumentó que la culpa es de los miembros de pandillas y grupos de tiroteo que la taza de crimen ha aumentado (para lo que argumentó Clinton con números que indican lo contrario) y no tocó el tema de las injusticias contra inocentes de color.

No todo durante el debate fue política y diplomacia, en algunos casos salió a flote la rivalidad y la humanidad de ambos. Trump se encargó de interrumpir y hablar por encima de Clinton, incluso del intermediario. Contestaba “error” cada vez que su contrincante presentaba algo en contra de Donald. Se dirigió a ella de manera defensiva y personal para lo que la ex senadora respondió de manera honesta, admitiendo haber cometidio un error al borrar los correos, pero en un par de ocasiones también agredió la campaña de Trump. Hillary nombró algunos de los famosos percances en relación con Donald por ejemplo, los insultos a mujeres como la Miss Universo Alicia Machado apodada “Miss Piggy” por el postulante y su presunta evasión de impuestos. Claro, no podían faltar los comentarios de Trump sobre los inmigrantes y construir el muro.

Sin duda el debate es merecedor de la fama que ha tenido. Fue un debate contundente, con actitud y nos ha dado saber mucho de ambos candidatos. Esperemos el siguiente debate defina mejor sus campañas y nos permita ver quién es el candidato adecuado o “menos peor” para dirigir uno de los países líderes del mundo. 

Qué Busca