Return to start

El doctor de Costco

Un día, haciendo fila en la cafetería del trabajo, Juan le dice a Miguel:

- Mi codo me está matando. ¡Creo que debería ir a ver a un doctor!

- Escucha, amigo, no desperdicies tu tiempo en un consultorio. Hay una computadora diagnóstica en Costco. Solamente tienes que darle una muestra de orina y la computadora te dirá qué tienes y qué hacer al respecto. Toma unos diez segundos y solo cuesta cien pesos… más rápido y mejor que ir a un doctor, además, te dan puntos en tu tarjeta - le responde Miguel.

 

Así que Juan llena un frasco pequeño con su muestra de orina y lo lleva a Costco. Deposita los cien pesos y la computadora se prende y le pide la muestra de orina. Vierte la muestra por la ranura y espera. Diez segundos después, la computadora imprime una hoja que dice:

“Sufres de codo de tenista. Remoja tu brazo en agua tibia y evita actividades pesadas.

Mejorarás en dos semanas.”

 

Esa tarde, mientras pensaba en lo asombrosa que era esta nueva tecnología, Juan comenzó a preguntarse si había manera de engañar a la computadora. Así que mezcló agua de grifo, una muestra de heces de su perro, muestras de orina de su esposa y de su hija, y al final se “satisfizo” dentro la mezcla, por si acaso. Juan se apresuró a ir a la tienda, entusiasmado por saber qué es lo que pasaría.

Depositó los cien pesos, vertió su brebaje y esperó el resultado, emocionado. La computadora imprimió lo siguiente:

Tu agua de grifo es muy pesada. Consigue un descalcificador de agua.

Tu perro tiene tiña. Báñalo con un champú antifúngico.

Tu hija es adicta a la cocaína. Llévala a rehabilitación.

Tu esposa está embarazada. Son gemelos. No son tuyos. Consigue un abogado.

Y si no dejas de jugar contigo mismo, tu codo nunca mejorará…

     *Gracias por comprar en Costco

Taciana Bañuelos Sauceda