Return to start

Los beneficios de correr por la mañana

Muchas veces el estrés de la vida laboral diaria termina por hundirnos en un ciclo vicioso donde levantarse en las mañanas de la cama no parece tener mucho sentido. En esos momentos, la idea de quedarse todo el día tirado sin hacer nada se ve muy tentadora. Pero igual, después de pensarlo un rato, decides levantarte desganado, poner el café y beberte la primera y la segunda taza, darte un baño, y tomar un desayuno mediocre —todo esto con una cara de amargado—.

Después conduces o tomas el transporte público hacia tu trabajo, mirando por la ventana y pensando todavía en tu cama mientras tratar de recordar tus sueños de anoche, y descifrar qué significaban esos símbolos oníricos cifrados tan extraños. Llegarás entonces a tu trabajo y te aventarás una jornada de 8 horas que se hará eterna. Recibirás regaños de tu jefe y después volverás a tu casa odiando todavía más la vida.

¿Sabes qué habría hecho la diferencia en todo tu día, qué te habría ayudado a lidiar con una rutina tan monótona y estresante? Aunque no lo creas, algo tan sencillo como iniciar tu día corriendo por las mañanas puede traer enormes beneficios a tu salud, y a tu energía y voluntad diaria en general. A continuación te explicaremos por qué.

Inicias el día con más energía

La más obvia de las razones. Si en vez de moverte como zombie por toda tu casa mientras terminas de despertar te diriges al parque más cercano de tu casa, estiras un poco los brazos, y después de caminar un poco comienzas a trotar y finalmente a correr, verás como al finalizar el ejercicio te sentirás con toda la energía del mundo, muy contrario al escenario planteado al principio de este artículo.

Correr por las mañanas te ayudará a iniciar el día lleno de entusiasmo, listo para enfrentarte con gran voluntad a todos los retos que se te pongan enfrente y comerte al mundo a mordidas gigantes. El estrés no te hará nada cuando conviertas las corridas matutinas en un hábito.

Puedes observar cómo inicia la vida

Una ventaja de salir a correr por la mañana es que tienes la oportunidad de contemplar cómo la vida comienza a circular a tu alrededor. En tu camino al parque, o si decides correr por la ciudad, verás como los negocios de la cuadra abren sus puertas, cómo la gente del vecindario y la ciudad se dirige a sus respectivos destinos, cómo los niños van llenos de energía a la escuela, y nada te ayuda más a iniciar el día recargado que darte cuenta de tanto movimiento que existe a tu alrededor: ¡sorpresa, el mundo está vivo!

Y por si las personas fueran poco, el sol que se irá elevando desde el horizonte estará ahí para recordarte que un nuevo día recién está naciendo, con todas las nuevas oportunidades que ello implica.

Te da la oportunidad de pensar en tus metas

Correr es siempre una metáfora. A la vez que das un paso, ya estás buscando adelantar el otro, y así sucesivamente a una velocidad donde no piensas a detalle cada movimiento del pie. Bueno, resulta que no sólo en correr se lleva a cabo esta dinámica. Al momento de estar planeando un proyecto propio o una nueva estrategia, siempre es necesario hacer lo mismo: fijar objetivos, crear un cronograma para medir el tiempo, delimitar tareas. Verás que al iniciar a correr por las mañanas, este tipo de planeaciones se te harán cada vez más sencillas, porque tu mente ya estará programada para darle un ritmo de progresión a tus ideas y pensamientos.   

Bajas de peso y tu salud mejora

Sin lugar a dudas, uno de los mayores beneficios que traerá a tu vida el que inicies a correr será que tu salud comenzará a mejorar progresivamente. Esto lo notarás desde los primeros días. Sentirás menos oprimidos tus pulmones y respirarás por ende con mayor facilidad, tus piernas y demás músculos se sentirán más livianos y los moverás sin ningún esfuerzo, y en sí, toda tu movilidad y tu circulación sufrirá un incremento increíble.

La pérdida de peso dependerá de tu rutina de ejercicios, sin embargo, fijarte metas que impliquen ir incrementando las distancias o el tiempo de ejercicio seguramente te ayudarán a perder unos kilos en un parpadeo. Además, cabe destacar que iniciar el día con un movimiento como es correr también trae grandes ventajas al metabolismo, ya que tiene un serio impacto en la forma en que consumimos y procesamos los nutrientes y las calorías.

Bueno, con esto llegamos al final de nuestro artículo, esperamos que estos consejos te resulten de ayuda, y ya sabes, no hay nada que pensar, sólo necesitas dar el primer paso, y después la inercia hará el resto. Un día que te levantes temprano (que el primero siempre es el más difícil) bastará para que al siguiente despiertes todavía más decidido. Así que deja lista tu ropa deportiva, tus tenis en la puerta de entrada, tu celular lleno de música motivante, ¡y a correr se ha dicho!

Dogo Filósofo