Return to start

La realidad sobre las propinas

Las propinas son un porcentaje que los clientes pagamos de nuestra cuenta por el servicio que recibimos, lo que no tiene ningún sentido económico. Y la mayoría del tiempo lo hacemos como una obligación moral. En algunos restaurantes de los Estados Unidos las propinas son obligatorias, lo que significa que si tu mesero fue grosero aun así tienes que dejar propina. Negarte a dar propinas en este tipo de restaurantes requiere la atención de las autoridades, que te obligarán a pagar de todas maneras.

Mucha gente dice que debemos de dar propinas porque el ser mesero es un trabajo muy pesado. Yo no digo que no lo sea, pero ¿por qué es nuestra responsabilidad pagarles a los empleados por atendernos?

Me gustaría contarles una situación que me pasó hace unos meses, dos chicas y yo tuvimos un “día de prueba” para poder trabajar en un bar/restaurante como meseras; esa noche me di cuenta de que sí es un trabajo muy pesado, los clientes tienen extrañas demandas y cuando hay mucha gente es el infierno, ¡Y eso que sólo fue una noche! Nos dijeron que como muchos estadounidenses iban ahí tendríamos buenas propinas, pero al preguntar cuál sería nuestro salario diario el gerente nos respondió que sería de 90 pesos, ¡90 pesos! Un trabajo pesado por 90 pesos. Casi el salario mínimo.

Su excusa: “Ganarán bien de todas maneras, por las propinas”. Literalmente le estaba dejando un gran porcentaje del salario de sus empleados a sus propios clientes. Y no era solamente servir y la propina sería personal, ya que lo que nos dejaran lo teníamos que dividir entre todos los meseros. En total eran ocho, y algunos no los más amables con los clientes, más los tres bartenders, que no tuvieron que estar llevando comida pesada, ni corriendo como locos toda la noche.

Además de todo esto nuestra hora de la salida era más o menos a las 3 de la mañana, así que me atreví a preguntar, “¿Hay alguna ayuda de transporte al salir?” a lo que me el gerente me contestó: “No, ustedes tienen que ganar lo suficiente para pagarse su propio transporte”. ¡El colmo! No volví el siguiente día.

Así que ya lo ven, los dueños de los restaurantes nos dejan a nosotros el pago de sus empleados, además de la compra de su comida. Lo peor es que dar propina es una costumbre relativamente nueva, ya que antes, tratar de dar propinas a los empleados era considerado una horrenda forma de soborno; pero después de la prohibición del alcohol, los restaurantes se vieron envueltos en una caída económica, así que los dueños comenzaron a animar las propinas, sólo para poder pagarles menos a sus empleados. Ahí lo tienen.

En la actualidad, los dueños de restaurantes siguen pagándoles a sus empleados el salario mínimo (o a veces menos), convirtiendo lo que solía ser un soborno en casi una obligación para los clientes. Y todo esto no sólo afecta a los clientes. Los empleados piensan que si dan un mejor servicio tendrán propinas más grandes, pero un estudio de la Universidad de Cornell reveló que el porcentaje por lo que la gente paga mayores o menor propinas es al azar y que los clientes que reciben mejor servicio dan un 1% mayor propina de la que hubieran dado al recibir un servicio promedio.

Para concluir, no digo que el dar una propina debería estar prohibido, pero si pienso que no deberíamos preocuparnos si dejamos propina o no, ya que no es nuestra responsabilidad pagarles a los empleados. Nosotros ya estamos pagando por el producto que se nos entrega. Dicho esto, la única manera por la que yo dejaría una propina sería si la mesera de verdad va fuera de su camino para hacerme sentir bien, con un excelente servicio al cliente que, siendo honesta, no tienen la mayoría de los restaurantes.

Maria Jose Partida Lopez

Comments

Anastasiia Saraeva     19 June 2017

México tiene una Comisión Nacional de los Salarios Mínimos. Entonces, ¿por qué no le preguntamos a todos ellos por qué el salario mínimo es de 90 pesos al día? Estoy segura que son totalmente competentes para responder este tipo de preguntas, ¿cierto? https://www.gob.mx/conasami

jacinta     29 June 2017

También opino que es un poco deprimente ver la situación por la que pasan los meseros, y pues de igual manera, yo solo recompenso un servicio excelente.

Comments have been closed for this article.