Return to start

Para Navidad, pavo

Seguro ya te encuentras realizando todos los preparativos para la cena de Navidad y puede que uno de tus platillos sea un pavo relleno, ¿pero sabes de dónde viene?.

El pavo es una ave originaria de América cuyo nombre científico es Meleagris gallopavo, esta se distribuye desde el centro de México hasta Norteamérica. Para poder tener ésta ave en nuestras mesas cada Navidad, fue necesario un largo proceso de domesticación y cabe mencionar que es una de las pocos animales domesticados de América.

Speller y sus colaboradores del Laboratorio de ADN antiguo en la Universidad de California usaron huesos y coprolitos (heces) arqueológicos para tratar de entender el procesos de la domesticación.

Para ponernos en contexto, las discusiones que se abordan sobre la domesticación del pavo están relacionadas desde su uso como alimento, que data aproximadamente desde 800 a 100 años antes de Cristo, y los registros que se tienen sobre la domesticación son de alrededor de 180 años después de Cristo. Aunque no ha sido muy claro, esto puede haber tenido lugar en Mesoamérica, junto a la domesticación de los cultivos del maíz, frijol y chayote. Pero bueno, ¿por qué no es tan simple?.

Con la llegada de los españoles en el siglo XVI, el pavo mexicano fue transportado a Europa y éste se distribuyó notablemente por todo el continente. Es gracioso porque durante los siguientes siglos fue criado en ese continente y después importado de vuelta, principalmente a los Estado Unidos en el siglo XVIII. A partir de aquí es donde quizá se encontraban los precursores de los pavos domesticados que actualmente se comercializan en Norteamérica. Los pavos locales y salvajes fueron desplazados entre los siglos XVIII y XIX, principalmente por la introducción de otro tipo de animales europeos domesticados, como las ovejas y las gallinas, que acarrearon enfermedades y conflictos debido a la extensión y ocupación de áreas para las granjas y la agricultura. 

Speller y sus colabores encontraron en sus investigaciones que existieron al menos dos procesos de domesticación antes de la llegada de los colonizadores a América. Un proceso de domesticación pudo tener origen en el pavo salvaje del centro-sur de México y el segundo proceso en el este del Río Grande para la parte de Norteamérica.

Actualmente en México, el pavo, conocido principalmente como guajolote, se reproduce en distintas partes del país y una característica importante es que se lleva a cabo a través de un sistema llamado de traspatio, que no es más que la crianza común en los patios de las casas. En México existe también un programa llamado Unidades de Manejo para la Vida Silvestre (UMA) donde se favorece la conservación del guajolote silvestre utilizando planes y programas que te permiten cazar algunos con fines cinegéticos, recreativos o de consumo.

A la larga, el pavo o guajolote es una especie que heredamos al mundo y la tradición ahora se conjuga con la Navidad. Así que disfruta de tu guajolote y felices fiestas.

Jorge Sánchez

Comments have been closed for this article.