Return to start

Una autopsia en un fósil clama que Lucy se cayó de un árbol

En un giro macabro, una nueva investigación controversial sugiere que la estrella fósil más famosa del árbol evolucionario de los homínidos, Lucy, encontró la muerte al caer de lo alto de un árbol. Parte del daño que sufrió el esqueleto de Lucy, de 3.2 millones de años, pudo haber ocurrido cuando se cayó de una altura de 13 metros o más, dijo el paleoantropólogo John Kappelman de la Universidad de Texas en Austin y sus colegas. Los científicos propusieron que Lucy, una embajadora de una antigua especie prehumana llamada Australopithecus afarensis, debió caerse accidentalmente de un árbol mientras escalaba o dormía.

Las fracturas de hueso de la cabeza al tobillo se ajustan a un escenario en el que Lucy cayó el equivalente de al menos cuatro a cinco pisos, cayendo de pie antes de golpear sus brazos en un intento de evitar su caída, dijo Kappelman. Al parecer, el omoplato derecho cayó encima del hueso de su brazo superior. El final del hombro de hueso del brazo de Lucy muestra cortes afilados, así cómo fragmentos de huesos y astillas insertadas con fuerza al orificio.

Esos daños son presentados frecuentemente en las personas de hoy en dia que cayeron de grandes alturas o que estuvieron en accidentes automovilísticos graves. Por lo general, es seguido por un desangramiento interno masivo después de un golpe tan grande cómo el de Lucy, añade Kappelman.

No tiene sentido, respondió el paleontólogo Tim White de la Universidad de California, Berkeley. El llama al nuevo estudio “un clásico ejemplo de las historias paleoantropológicos usadas como anzuelo por un diario comercial que sólo quiere que los medios le presten atención”.

Las grietas y fracturas a través del cuerpo de Lucy ocurrieron después de su muerte, asegura White. Las grietas en los huesos fueron causados por la fosilización y por la presión de los fósiles incrustados en la arena erosionada. Una fractura relacionada con la fosilización como la de Lucy, incluyendo el daño extensivo a la articulación de hombro, aparece en los huesos de una variedad de animales que no escalan, incluyendo gacelas, hipopótamos y rinocerontes, dijo White.

Equidad equina

La parte superior del brazo de Lucy, sostenida en la mano de una persona, muestra fractura y distorsión como la que se ve en el hueso de una extremidad fosilizada de un caballo descubierto en la misma parte de África. Ese daño es el resultado de un proceso de fosilización, no de una caída grave cómo la propuesta para Lucy, insiste un investigador.

Cuando las personas accidentalmente caen de entre dos y veintiún metros de altura, añade, los médicos tienen casos documentados de frecuentes fracturas a la médula, cabeza, codos, muñecas, tobillos y pies, pero no en los hombros.

Los científicos han sido incapaces de descifrar cómo murió Lucy desde su descubrimiento en 1974 en Etiopía por el antropólogo Donald Johanson de la Universidad del estado de Arizona en Tempe y su estudiante de ese tiempo, Tom Gray. Un equipo liderado por Johanson, que incluía a White, atribuye el daño al hueso de Lucy principalmente a la fosilización en un reporte hecho en 1982.

Intrigado por el extremo daño y fractura en la articulación del hombro derecho de Lucy, Kappelman consultó a un cirujano ortopédico y coautor del estudio Stephen Pearce de la clínica de Huesos y Articulaciones de Boston. Cuando se le mostró un modelo en 3D del esqueleto de Lucy engrandecido al tamaño de un adulto moderno (Lucy media solo 107 centímetros de altura), Pearce dijo que el daño al brazo parecía ser causado por un individuo que extendía su brazo para evitar caerse de un gran altura.

Kappelman y sus colegas después buscaron en tomografías de los huesos de Lucy obtenidos en el 2008 cuando el antiguo esqueleto fue traído a la Universidad de Texas durante un tour de museo a través de Estados Unidos.

Además del daño mostrado en la parte superior del brazo derecho y en el omóplato, el daño consistente con golpear el piso después de una gran caída se muestra en los huesos de los tobillos, piernas, pelvis, espalda baja, costillas, quijada y cavidad craneana, dijeron los investigadores. La fosilización y las fuerzas geológicas causaron grietas y fracturas adicionales a los restos de Lucy, como se describió en un reporte realizado en 1982.

A pesar de que al principio estaba escéptico de que la causa de muerte podría ser discernida en un individuo fosilizado tan viejo cómo el de Lucy, el paleoantropólogo William Jungers de un centro médico de Nueva York dice que la evidencia de hecho señala una caída fatal. No hay otra explicación para el patrón de daño del hueso de Lucy, añade.

Si Lucy hubiera sido derribada de un árbol mientras escalaba o dormía en un nido, su especie pudo haber dividido su tiempo entre la vida en la tierra y la vida en los árboles, dice Kappelman. Algunos investigadores han argumentado por mucho tiempo que A. Afarensis fue diseñado más que nada para caminar.

Incluso hoy en día, dice Jungers, las muertes causadas por caídas fatales de los árboles ocurren entre los cazadores y recolectores en África, especialmente cuando asaltan colmenas de abejas por la miel, y en los chimpancés salvajes, animales más adeptos a escalar árboles que Lucy.

La especie de Lucy podía escalar árboles, dice White, pero “no sabemos qué tan seguido o si lo hacían para buscar alimento o protección”.

Taciana Bañuelos Sauceda