Return to start

El problema de la secularización contemporánea

“Los grandes conflictos del presente siglo se deberán especialmente a diferencias culturales en donde las discrepancias religiosas cobrarán un carácter central. Esto implica que los fundamentalismos seguirán ganando influencia en la reestructuración del orden político y económico global que comenzó con el final de la guerra fría.”

-Samuel P. Huntington, 1997-


Ankara, Turquía (19 diciembre 2016)

El embajador de Rusia en Turquía, Andrei Karlov, es asesinado por la espalda mientras pronunciaba un discurso en una exhibición artística. El asesino Mevlüt Mert, integrante de la policía antidisturbios desde hacía dos años y medio, tras el asesinato gritó: “¡Dios es grande!”, afirmando que vengaba a la Ciudad de Alepo, reconquistada por el ejército sirio con apoyo de Rusia.

https://www.youtube.com/watch?v=EgNuPyiA6bA

¿Qué lleva a una persona a cometer un acto tan fundamentalista?

La sociología del poder nos plantea que los movimientos fundamentalistas son una manera de afrontar la sensación de caos, fruto del acelerado proceso de globalización. El fundamentalismo se justifica con el argumento de que el caos y la incertidumbre que hoy nos aqueja es el resultado de la pérdida de los fundamentos religiosos. Si mezclamos esto con política, resulta desastroso. Recordemos el 11 de septiembre del 2011; el fundamentalismo de George W. Bush lo llevó a emprender una “cruzada” contra el fundamentalismo islámico, a lo que el Mulá Mohammed Omar respondió con un llamado fundamentalista donde pedía a todos los musulmanes del mundo a una “yihad” contra Estados Unidos y sus aliados.

Demasiado fundamentalismo, ¿cierto?

Luckmann plantea que en la medida en que las sociedades se modernizan, la religión decae. En algunos casos, la experiencia religiosa se lleva a cabo dentro de la esfera privada. En pocas palabras, la sociedad moderna tiende a ser secularizada.

Si esto es cierto entonces tememos que el problema esencial de todos los conflictos religiosos actuales se debe a esta secularización social, por lo que para el fundamentalista, la urgencia de sentido del mundo contemporáneo justifica cualquier sacrificio. 

“Una religión es un sistema de símbolos que actúa para establecer en los hombres ciertos estados de ánimo y ciertas formas de motivación muy poderosas, penetrantes y duraderas mediante la formulación de concepciones de un orden general de existencia.”

-Clifford Geertz-

Angie Tovar

Comments

marta     1 July 2017

Es un tema muy complicado, lamentablemente aunque digan que el mundo se moderniza y la religión desaparece, el fanatismo, que usualmente se asocia con la religión, sigue presente en muchas otras cosas. Aunque desaparezca del toda la religión, ya encontraremos otra cosa para pelear :(

sarahi     3 July 2017

Siento que por eso ahora la norma es ser políticamente correcto, la religión como la conocí cuando era una niña y la que conocieron mis padres ya no se adapta a estos tiempos