Return to start

¿Existe Dios? Y si existe, ¿quién es?

La historia de la humanidad está cargada de profetas, santos y bendecidos que vivieron experiencias religiosas profundas y espectaculares; Moisés vio a Dios en un arbusto, Buda encontró la iluminación meditando bajo un árbol, y Mahoma experimentó a Alá en una montaña. Esta diversidad de historias nos invita a cuestionarnos, ¿habrá algún concepto universal de Dios que todas las religiones compartan? O acaso, ¿Dios es diferente para las personas de diferentes religiones?

La mayoría de nosotros, en Latinoamérica, crecimos con el concepto cristiano de Dios, es decir, creemos en la existencia de un solo ser divino que creó y rige el universo. También creemos en Jesús como la encarnación terrenal de Dios. Sin embargo, esa no es la manera en que todo el mundo ve a la divinidad.

Por ejemplo, para los hinduistas no hay un solo Dios, sino que hay cientos de miles, hay deidades masculinas, femeninas y animales; en la India cada familia tiene un Dios propio y el culto por esta deidad se transmite de generación en generación.

Pero detrás de todos los dioses hinduistas, hay una sola energía divina a la que los creyentes buscan conectarse, dicen que se trata de un principio, de una forma de energía pura; la cual no tiene forma de hombre, de mujer o de animal, tampoco tiene rostro o imagen, pero esta energía es conocida en la India como brahmán.

Entonces podemos afirmar que en la superficie el hinduismo parece una religión de muchos dioses (Politeísta); pero, bajo la superficie, hay una sola energía pura divina (Monoteísmo).

En este orden de ideas, cabe cuestionarse, ¿por qué algunas culturas ven muchos dioses y otras ven uno solo? ¿Dónde germinó la idea de adorar a una sola deidad?

Bueno, hace tres mil quinientos años la tradición judía dijo que a orillas del río Nilo el pequeño Moisés fue hallado entre los juncos, más o menos a partir de ese periodo la creencia en un solo Dios comenzó a extenderse prolíficamente por todo el mundo, pero ¿cómo es que la creencia de un pequeño grupo de Israelitas se extendió tanto por todas partes?

Hoy en día casi cuatro mil millones de musulmanes, cristianos y judíos adoran al único y mismo Dios.

¿Qué tiene de especial este Dios?

Todo comenzó con Abraham: Existe una vieja historia rabínica que data de la época del Talmud, en la que se cuenta que el padre de Abraham era el dueño de una tienda de ídolos, estos ídolos representaban en las antiguas religiones paganas todo lo que un ser humano podría desear o necesitar, había por ejemplo un Dios que traía la lluvia, había un Dios de la guerra y un Dios de la fertilidad. Pero debías hallar el modo de complacer a todos los diferentes dioses y obtener lo que querías de cada uno de ellos. Algunos de esos dioses solo querían divertirse, entonces demandaban vino, que se cantara en su honor y una buena comida; pero algunos de esos Dioses demandaban sangre.

Abraham mira alrededor a todos estos dioses, y piensa que deben existir ciertas leyes de la naturaleza y leyes de la moral que se apliquen a todos los seres humanos, con este razonamiento se comienza a estructurar la creencia en una sola deidad, y esto sucedió a pesar que Abraham estaba rodeado de idólatras que sacrificaban a sus hijos.

El Dios de las religiones abrahámicas (judaísmo, cristianismo e islamismo) es un Dios invisible, no hay ninguna manera de poder representarlo, esto sucede porque no hay ídolos, se trata de una única fuerza que provee un orden universal; nos da el orden físico y el orden moral de toda la humanidad y de toda la creación, no se puede representar este Dios porque no hablamos de un poder local.

El Dios de Abraham era uno con el que podías estar en comunión existieran o no templos al cual acudir, en la religión de Abraham no se adoraban los ídolos de su época. Para los judíos, cristianos y musulmanes este Dios invisible está siempre con nosotros no importa cuándo o dónde nos dirijamos a él.

Pero, ¿cómo te conectas con un Dios que no tiene forma física? ¿Cómo sabes lo que es divino y lo que no lo es?

Para los musulmanes, Dios no puede ser imaginado, está más allá de toda imaginación, lo que se podría llegar a imaginar con la limitada mente humana no se acercaría a la realidad de Dios.

Uno de los más bellos e inquietantes sonidos en el mundo es el llamado musulmán a la oración. Según la creencia islámica uno de los compañeros de Mahoma tuvo una visión mientras dormía, en sueños escuchó ese llamado a la oración, y cuando despertó fue con Mahoma a decirle su experiencia; entonces Mahoma convirtió esa visión en el ritual de usarlo para llamar a la oración cada día cinco veces al día.

Las mezquitas del islamismo están diseñadas para ser llenadas con bellos sonidos e imágenes que deleiten los sentidos, desde la arquitectura elaborada, a versos del Corán escritos con la más fina caligrafía; muchos musulmanes ven esta belleza como una manifestación de Dios mismo. El islam ve a Dios en todas las cosas hermosas; como Dios no tiene forma física, puede ser experimentado en cualquier lugar con cualquiera de los sentidos, pero estas experiencias solo alcanzan a acariciar algo de la divinidad de Dios, pues Dios va mucho más allá de la imaginación humana.

Sergio Augusto Alvarez Vargas