Return to start

Por qué salir con una mujer mayor

Tiene su vida propia

Y al decir eso me refiero a: tiene su propia carrera, sus propios amigos, su propio departamento, su propio dinero. Aquí te saltas la situación en la que una chica muy insegura lo abandona todo al momento de tener sexo y decide acampar en tu vida. Además, el hecho de que una mujer mayor tenga su propio dinero significa que trabajó duro para obtenerlo. ¿Deberían dividir la cuenta o deberías esperar que ella pague? No. De hecho, si quieres impresionar a alguien, invita a una dama de dinero a un restaurante fino porque ella apreciará exactamente cuánto cuesta.

Sabe comportarse

Ésta no es su primera ida a la feria. Asi que cuando la lleves con tus amigos o colegas, ya sea una boda o a un evento del trabajo, no tienes porque preocuparte de que vaya a morir si no le das tu atención constantemente. Ella ya ha ido a bastantes de esas cosas como para manejarse perfectamente mientras hablas con alguien más. Y,  a diferencia de la chica de 23 años que se emborrachó y dijo barbaridades de tu ex, ella tiene clase. De hecho, quizás y hasta tu ex la agregue en Facebook.

Sabe lo que quiere… y lo que no

Ya este punto, no tiene miedo de decirlo. ¿En la cama? Adelante, trata de sorprenderla. ¿Bondage? ¿Encuentros bisexuales? ¿Tríos? ¿Rol play? Si no lo ha hecho ya, lo considerará. También me refiero afuera del dormitorio. Quizás te has casado con la idea de que todas las mujeres mayores están “desesperadas”. Bueno, algunas sí. Pero ella es más especial, y a diferencia de esas de 26 años que creen que será el fin del mundo si no se comprometen antes de los 27, se casan antes de los 28 y se embarazan antes de los 30mira la vida diferente ahora. Esto no significa que no quiera casarse o tener hijos, porque quizás sí quiere, pero de ser así te lo dirá muy claramente. Como ya tiene un poco más de vida (e incluso un matrimonio en su pasado), es probable que ya no tenga la rígida lista que una mujer más joven. La mayoría de las mujeres de más de 35 años solo quieren un buen hombre, punto.

No sigue a las masas

Una vez salí con un hombre joven de Queens que solo salía con mujeres mayores porque las jóvenes, como él descubrió, no hacen nada sin antes consultarlo con 15 amigas. Cuando sales con una mujer menor, dijo, también sales con sus amigos y eso es “patada en el trasero”. No pueden salir y hacer sus cosas porque primero debe recibir la aprobación de una junta gubernamental. Una mujer un poco más madura sí, tiene amigos, pero obviamente no necesita su permiso para vivir su propia vida.

Tuvo sexo antes de tener un perfil de FB

Es dificil imaginar un mundo antes de facebook pero, de hecho, si hubo uno. Para ella no es desición de vida o muerte el que cambies el estado de su relación o no. Mantiene el misterio y la privacidad y no necesitas estar omnipresente, dándole me gusta a todo lo que ella dice o hace.

Ella no te necesita, te quiere

Si ha llegado tan lejos con sus propios pies, sin importar cualquier relación pasada, ha vivido tantas altas y bajas como para saber que puede soportar y sobrevivir cualquier cosa. Y sabe que no se le acabará nada si no tiene un novio. Pero si amaría a uno, sin duda. Y mientras que una mujer joven todavía te pone a prueba para saber si le puedes proveer una vida, una identidad y un futuro, una mujer mayor sabe quien es ella y que es lo que quiere hacer, solo quiere a alguien con quien compartirlo.

Puede hacer de ti un mejor hombre

Un amigo mio salio con una mujer de 40 años cuando tenía 22 y apenas había llegado a Nueva York. “Ella elegía los restaurantes, pagaba las cosas, me llevaba a lugares. Tenía acceso a un mundo que yo no y había hecho todo las cosas que yo todavía no había hecho”, dijo.  Ahora está a la mitad de sus cuarentas, está casado y tiene un hijo. Recuerda esa relación como una parte fundamental que lo hizo ser el hombre que ahora es. “Como hombre, me dijeron que se supone que yo debo salir con mujeres de mi edad y cuidar de ellas, pagar la cena y esas cosas, Pero por ese periodo de tiempo los roles estuvieron al revés. Ella tenía el poder. Y se sintio genial. ¿Quien no quiere que lo cuiden? Fue ahí que entendí como es estar en ese papel, ser la perra de alguien más, para ser claros. Y pude apreciarlo cuando fue mi turno de cuidar a alguien más.

Taciana Bañuelos Sauceda