Return to start

El poder de la sociedad civil

El concepto de ‘sociedad civil’ adquirió una nueva importancia después de la liberación de los países de Europa Oriental. Las fuerzas sociales que fueron sometidas a una absoluta represión fueron las mismas que pusieron fin al totalitarismo abriéndose paso desde abajo con todo lo que tenían a su alcance; folletos, periódicos clandestinos, reconquista de espacios públicos, etc.

Es por esto que actualmente vinculamos el concepto de ‘sociedad civil’ con ‘libertades democráticas’. En palabras de René Gallissot: “en el ámbito de los movimientos, de la agitación y de la acción emancipadora, cuyo fin es romper con las situaciones de opresión y en nombre de la democracia, la fórmula ‘sociedad civil’ tiene como utilidad inmediata legitimar la protesta”. Cuando la gente pierde el miedo pese a las amenazas del Estado, comienza la recuperación de libertades para todos.

Veamos el caso concreto de Polonia, en donde la gran cohesión social logró derrotar al gobierno totalitario. Todo comenzó cuando obreros realizaron protestas en contra del alza de los precios, por lo que el gobierno de Wladislaw Gomulka los encarceló. Con este acto a todas luces arbitrario, se crea el Comité para la Defensa de los Trabajadores, encabezado por el intelectual disidente Adam Michnik. Su finalidad era la autodefensa contra las medidas extralegales y el apoyo a las familias de los detenidos.

Gracias a sus ideales, el Comité se unió a la lucha sindical "Solidarnosc", quienes luchaban por la reinstalación de profesores expulsados de la Universidad por expresar sus ideas, como Leszek Kolakowski y Zygmunt Bauman.

¿Lo ven? Unión...

"Solidarnosc" había ganado la credibilidad de la sociedad civil y ni la detención de sus dirigentes, ni la fuerza militar rusa lograron disolverlos. Al final, el gobierno se vio tan acorralado por la presión social que fue obligado a ceder el poder en elecciones libres. ‘Solidarnosc’ subió al poder e instituyó un Estado de derecho con garantías individuales, siguiendo los ideales de la democracia occidental.

Como orgullosa mexicana puedo concluir que...

Así de grande es el poder que tiene la sociedad civil cuando en verdad está unida.

Debemos saber diferenciar entre agitadores pagados por políticos y movimientos de la sociedad civil. Los agitadores buscan el caos, la desunión social para ‘pintar’ una imagen decadente del país a manos de un partido político, mientras que los movimientos sociales como el de Polonia son promotores del verdadero cambio no tanto político, sino social. Y es por esto que se busca la cohesión de todos los sectores, para edificar y luchar por una sociedad civil unida y participativa.

Mexicanos, la verdadera amenaza hoy viene del exterior. Por eso, hoy más que nunca necesitamos unión porque la transición será muy dura.

No perdamos la fe en nosotros mismos ni en el alcance que podemos llegar a tener si en verdad nos unimos como latinos, como mexicanos, como ciudadanos del mundo; la unión hace la fuerza.

Angie Tovar