Return to start

Estrategia artística para mostrar una imagen de la atrocidad

Las imágenes representan una concepción ideológica del mundo, muestran una parte de él, pero esconden otra. El artista chileno, Alfredo Jaar comunica algo específico y preciso al público; descubre lo que pretendemos ignorar de la realidad, como lo hizo en su trabajo The Rwanda Project, que inició en 1994 y terminó hasta el 2000.

Field, Road, Cloud es una de las veintiún piezas que forman este gran proyecto: indignado por la omisión de la tragedia del genocidio en Ruanda en la cobertura mediática, el artista decidió viajar para conocer la verdad oculta de esta desgracia. Tardó seis años en formular la estrategia para representar la atroz experiencia.

La obra está compuesta por tres fotografías del espacio, y dos pequeños documentos en forma de croquis que dibujan lo que nadie quiso ver: la nube perfecta, la luz del camino y la vitalidad del campo refieren el silencio del incierto número matanzas. Ahí están: abajo de la nube, a un lado del camino y del campo, donde no los vemos.

El espectador establece conexiones entre la belleza de las características físicas de Ruanda y el efecto brutal que representa el intento por exterminar una población en la historia de la humanidad. La única opción para transmitir la crueldad del hecho, sin quitar la dignidad, es sugerir lo que ocurrió, dejar que la audiencia ocupe los vacíos y experimente el efecto de la tragedia.

Jaar estudia y analiza el espacio con su formación de arquitecto, obtuvo las herramientas para su lenguaje durante el periodo de Pinochet: expresar la opresión del ser humano con la censura de la dictadura sólo es posible si se “habla entre líneas.” Su trabajo artístico es una marca de la esencia del lugar, del sufrimiento de ese periodo, en la sugerencia también está la posibilidad de crear un mundo diferente.

Cristina del Río Francos

Comments have been closed for this article.