Return to start

Tres zonas arqueologicas mayas

Una de las culturas prehispánicas más emblemáticas en México es la maya, su legado permanece aún en los ecos de los recintos arqueológicos, cultura, lengua, gastronomía y sociedad de la Península de Yucatán y Chiapas.

La arquitectura de las zonas arqueológicas se definía por el tipo de sociedad y su ubicación geográfica. A lo largo del tiempo se fue enriqueciendo con diferentes estilos artísticos, marcados en la migración histórica del pueblo maya. Los estilos únicos se reflejan en las estructuras que se resisten ha ser devoradas por la naturaleza. Por sólo mencionar algunos destaco aquí tres lugares:

Palenque

Está inmerso en la selva de Chiapas; fue declarado como Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO. Sus edificios contienen un gran cantidad de relieves artísticos denominados grifos. La arquitectura se conjuga con el paisaje natural, pues está dentro de una área natural protegida. Los aullidos de los monos saraguatos, que merodean las alturas del lugar, se mezclan con las antiguas estructuras, provocando una misteriosa sensación. 

Existen, aún en pie, siete estructuras. Una de ellas es el Templo de las Inscripciones, donde se localiza la tumba de Pakal, alrededor podemos observar grifos que dibujan el viaje de los nueve pasos hacia el inframundo: en uno de ellos está plasmada la figura de Pakal, sentado en una silla luciendo diferentes atuendos que representaba su divinidad, esto le ha originado un apodo poco común: “El astronauta de palenque”.

Chichen Itza

Esta zona arqueológica está ubicada en el estado de Yucatán, la han catalogado como una de las siete maravillas del mundo gracias a la arquitectura representativa del Templo de Kukulcán y la mezcla de elementos naturales como el Cenote Sagrado. La estructura del Templo de Kukulcán sorprende no sólo por su estética, su nombre hace referencia a la mística serpiente del mundo prehispánico, la cual se hace presente en un juego de sombras que descienden durante el equinoccio de primavera. 

Tulum

Se encuentra en el estado de Quintana Roo y forma parte del caribe mexicano. Quizá no es una de las expresiones arquitectónicas más sorprendentes de los mayas, pero al estar a la orilla del mar se mezcla con las criaturas del oceáno caribeño, el color de la arena, y produce una alusión mística que envuelve a las estructuras. Estar ahí te obliga a pensar en la vida de los mayas, hacía dónde partirían desde ese puerto.

Jorge Sánchez