Return to start

Los arrecifes de coral florecen gracias a… ¿la orina de los peces?

Ser orinado puede llegar a ser algo bueno… al menos para los arrecifes de coral, según descubrieron unos científicos.

De acuerdo a estudios recientes, cuando los peces orinan, liberan fósforo en el agua. Esto, combinado con el nitrógeno segregado por las branquias de los peces, es crucial para la supervivencia y crecimiento de los arrecifes de coral.

Ahora, nuevos estudios han demostrado qué tan importante es este “abono de pez”. Cuando científicos estudiaron áreas con altas cantidades de pesca, descubrieron que hacían falta casi la mitad de los nutrientes importantes y necesarios para mantener un ecosistema de arrecifes saludable.

Así es, los peces que son depredadores grandes son necesarios para rociar los arrecifes con su orina, de acuerdo con Jacob Allgeier, investigador con postdoctorado de la Escuela de Ciencias Pesqueras y Acuáticas de la Universidad de Washington.

Según Allgeier, “los peces cuentan con una gran porción, si no es que con la mayoría de los nutrientes de un arrecife de coral en su piel y además están a cargo de reciclarlos. Si sacas a todos los peces grandes, estás sacando todos los nutrientes del ecosistema.”

Para estudiar el impacto de estos nutrientes, los investigadores examinaron 143 especies de peces en 110 lugares de alrededor de 43 arrecifes de coral en el Caribe. Algunos arrecifes contaban con pocos peces debido a la pesca comercial, mientras que otros fueron reservas marinas con pesca prohibída.

Los investigadores encontraron que los arrecifes con peces depredadores grandes cuentan con los niveles de nutrientes más sanos, mientras que los arrecifes con pocos peces grandes contaban con 50% menos nutrientes incluyendo fósforo y nitrógeno, los cuales son esenciales para su supervivencia.

Peces grandes

Cuando los pescadore se centran en los peces grandes, como un grupo de pargos o barracudas, el pez y su orina desaparecen. Normalmente, los peces toman refugio en los arrecifes de coral durante el día, pasando el tiempo ahí mientras se protegen. Durante la noche, por lo general, salen a buscar comida dentro de la comunidad del arrecife.

Los investigadores han estado al tanto de este comportamiento durante décadas. Un estudio publicado en 1983 en la revista Science, explica cómo se descubrió que los bancos de peces tenían esta rutina de orinar durante el día dentro de la comunidad del arrecife y que los corales con estos bancos de peces crecían dos veces más rápido que aquellos que no contaban con bancos.

Allgeier comentó que los resultados del estudio de 1983 lo inspiraron a llevar a cabo este nuevo estudio. Él sabía que los arrecifes de coral contaban con un “estricto” ciclo de nutrición, lo que significa que necesitan una transferencia eficiente de nutrientes para poder crecer. Los peces ayudan a regular este ciclo con su orina y secreciones de las agallas.

Así, Allgeier pasó cuatro años midiendo qué tantos nutrientes liberaban los peces, lo cual le permitió crear una gran base de datos con el tamaño y nutrientes de éstos. Realizó esto atrapando cientos de peces, colocándolos dentro de bolsas de plástico durante 30 minutos y revisando los nutrientes del agua antes y después de meterlos. Los resultados demostraron que la cantidad de nitrógeno liberado estaba relacionado con el tamaño del pez y que los peces carnívoros orinan más fósforo que los peces herbívoros pequeños.

Lo que es más importante es que los modelos creados por Allgeier y sus colegas ayudarán a estimar quétanto desperdicio se libera en específico por especie y tamaño de peces. “Es extraordinario lo sólidos que pueden llegar a ser los modelos únicamente sabiendo el tamaño y especie del pez”, mencionó.

Baudilio Sosa Mayonga

Comments have been closed for this article.