Return to start

¿Comer langostas en México es sostenible?

¿A quién no se le apetece un enorme plato de langosta asada o preparada para una comida o cena romántica? Su exquisito sabor ha colocado a este crustáceo en los platillos predilectos del mundo entero.

Como ya lo mencioné, las langostas son crustáceos, y este es un grupo al cual pertenecen también los cangrejos y cualquier tipo de camarón. En México la producción y pesca de langosta se lleva a cabo en diferentes estados de la República Mexicana, entre ellos se encuentra la Península de Baja California, donde sobresale; Baja California Sur, en la cual se llegan a capturar alrededor de 1200 toneladas, generando al año millones de pesos.

La pesca de langosta no es nada fácil y  la temporada para capturarla es dinámica, pero en Baja California Sur y Baja California empieza el 16 de septiembre al 15 de febrero, donde los pescadores se mantienen en largas jornadas durante toda la temporada. De la captura de las langostas podemos  decir que llega a ser una pesca de riesgo, ya que para esa temporada las condiciones ambientales cambian y el mar se pone picado y con lluvia.

La forma por la cual capturan estos organismos es saliendo en una embarcación pequeña, una lancha o panga; tiran trampas a diferentes profundidades poniéndoles como carnada desechos de pescado o los pescados frescos. Cada trampa en algunas partes es recogida a mano y en otras utilizan un motor hidráulico debido al peso.

En el lado opuesto de la República Mexicana, para ser más específicos en el estado de Quintana Roo, también se pesca y capturan langostas, pero aquí es completamente distinto a lo que ocurre en el Noroeste de México. Los pescadores utilizan el aire de sus pulmones para bajar a las profundidades a donde pueden encontrar las langostas, esto requiere de un enorme esfuerzo físico. La zona donde desarrollan este tipo de pesca es un conjunto de  islas englobadas como un área Natural Protegida llamada Banco Chinchorro, aquí los pescadores realizan estas actividades de captura manual para generar el menor impacto.

https://www.youtube.com/watch?v=9rIiXCNYjQU 

Cabe mencionar que actualmente la pesca de langosta en México esta llevada a cabo por una estructura social denominada cooperativas, donde cada una de las partes lleva equitativamente las ganancias, es decir todos ganan los mismo de acuerdo a la pesca. Además estas cooperativas han logrado generar esquemas de aprovechamiento sostenibles, es decir que cuidan el recurso para poder seguir explotándolo más adelante.

Los procesos que manejan desde la captura y pesca de las langostas, hasta el proceso final y forma de venta implican, no sólo que acaten normas y leyes nacionales, sino que han generado todo un esquema vinculado entre el gobierno, pescadores y organizaciones de la sociedad civil para lograr cumplir estándares internacionales y certificaciones.

La pesca de langosta es sumamente importante en México, el 90% se exporta y sólo el 10% es para consumo nacional, lo cual mantiene a estas estructuras sociales llamadas cooperativas y logra poner en los platos del mundo una langosta fresca y de alta calidad.

Al final hoy puedes disfrutar de un delicioso plato de langosta, para que siga así,  evita consumir langostas del mercado ilegal y cada que vayas a un restaurante pide saber que tus langostas provienen del mercado nacional, así no sólo ayudarás a la economía del país sino que ayudas a mantener un mercado sostenible y una economía activa.

Jorge Sánchez