Return to start

La Protesta de “Yo Antes De Tí”

La psicología del suicidio asistido

Algo interesante sucedió cuando fui a ver “Yo Antes De Tí”, un drama romántico acerca de la relación entres una cuidadora (Lou) y un joven adulto millonario (Will) quien padece parálisis cuadraplejica después de sufrir un accidente en la carretera.

Si estás leyendo esto y planeas ver “Yo Antes de Tí”, por favor siéntete libre de ignorar este artículo para disfrutar el giro emocionalmente inesperado de esta pelicula sin ningún problema.

**Spoiler Alert**

“Yo Antes De Tí” trata de como Will se vuelve cada vez más suicidamente depresivo después de un evento traumático y nunca se ajusta totalmente a su nueva y limitada vida en los siguientes dos años y medio. Al principio de este proceso post-ajuste, Will planea quitarse la vida. Le promete a sus amorosos padres seis meses más de vida antes de seguir su plan. Durante este tiempo, Lou entra a su vida como una cuidadora profesional y lo lleva por increíbles caminatas para animarlo a vivir un vida que para él que valga la pena.

Falla.

Al final, Will sigue su plan de suicidio con la ayuda de Dignitas, una organización para el suicidio asistido en Suecia.

Mi primer punto es que esta película no hizo lo que los grupos protestantes parecen clamar que hizo; eso es “Yo Antes De Tí” no contiene un mensaje que dice que las personas con discapacidades son una carga para sus familias; ni promueve la imagen de que las personas con discapacidades están mejor muertas, y no representa adecuadamente las personas con discapacidades o que solo muestra estereotipos de las discapacidades (cuadriplejia, en este caso).

Si esta película tiene un mensaje político, lo demuestra en el tema del suicidio asistido de los pacientes. El suicidio asistido de los pacientes se trata de dos cosas: es sobre la decisión intencional de quitarse la vida; y sobre si la calidad de vida ha disminuido al punto de que el suicidio parece una decisión justa y objetiva o no.

Mientras que no concuerdo totalmente con las otras quejas de los grupos de protesta (que la película está a favor del suicidio y promueve la imagen de que las personas están mejor muertas que discapacitadas) sí creo que la película pronunció una exploración competente del suicidio asistido de pacientes y mostró a Will como un individuo pasando por la agonía de una decisión poco sana.

Para empezar, Will, como personaje, vivió una trayectoria de vida de mucha calidad. Lo tenía todo: encanto, belleza, inteligencia y muchas otras características de personalidad. Sin olvidar que era amado y apoyado por una familia prominente que cuenta con lo que parece una riqueza sin fondo. Después de su parálisis, la vida de Will no solo era tan rica y con recursos como una vida con parálisis puede ser, también conservaba su mente intacta, además de tener acceso a tecnología de vanguardia y cuidados las 24 horas del día. En pocas palabras, llevaba una calidad de vida decente considerando las circunstancias.

Pero Will nunca lo vió de esta manera; el dejó su carrera, se alejó de su círculo social, apenas mantenía una rutina sana y se escondía de un amor floreciente con Lou. Su apariencia y su comportamiento después del accidente mostraban todos los signos de una depresión profunda (tristeza, desesperanza, reclusión social, pérdida de placer en la vida, fatiga, poco apetito o sueño, tendencias suicidas). Will se volvió clínicamente depresivo como resultado de sus dificultades aceptando con la pérdida de su vida previa (aceptémoslo, era genial) y el futuro relativamente más limitado que le aguardaba.

Lo que confunde y en cierta forma molesta de esta película es que no hay una conversación útil o directa acerca del suicidio asistido de pacientes o del tema del suicidio. El personaje principal claramente padece depresión pero nunca lo imaginaría de solo ver la película.

Hablemos de vacíos en la trama

Y por el tema político, Will declara su deseo de morir y mientras sus seres queridos externaron su consternación y validan sus deseos expresados, poco se examina o se cuestiona de la calidad del pensamiento de Will y su toma de decisiones (con la excepción de los intentos frenéticos y no retribuidos de Lou por debatir al final).

Will no hacía las cosas básicas necesarias para construir una vida que vale la pena vivir. Y se suicidó no porque llevaba una vida como discapacitado sino porque veía esa vida a través de un filtro perceptual depresivo.

Ahondare en la decisión irracionalmente depresiva de Will con el hecho de que su calidad de vida parecía significativamente afectada por sus dificultades médicas. Will parecía sufrir cada día de dolores y hospitalizaciones frecuentes debido a una alta susceptibilidad a las infecciones. Sin embargo, la película fue vaga, si no es que se evitaba melodramaticamente este tema así que no es claro cuánta dificultad física estaba en juego. Aún asi, mi sentido me dice que las dificultades médicas afectaban la calidad de vida de Will de forma esporádica y mínima, no lo suficiente como para garantizar el suicidio como el resultado de algo bien pensado y una conclusión justificada.

Como muchos otros, este tema debería ser considerado en un espectro. Por una parte, la decisión de facilitar el suicidio de un individuo que sufre mucho es objetiva, compasiva y comprensiva. Por otra parte, la decisión es irracional, impulsiva y mal guiada. Yo pienso que la decisión de Will cae incómodamente en la mala parte de este espectro y la película hace un pobre trabajo explicando el porqué.

No se le debió permitir a Will seguir con su plan porque su nivel de vida no estaba lo suficiente bajo, tenía muchas fortalezas en su personalidad, apoyo y oportunidades de crecimiento. No había suficiente dolor, sufrimiento y limitaciones prácticas.

Yo podría decir que Will no estaba colmado de dolor físico y mental inevitable y perpetuo sino que falló al adaptarse al evento traumático y a la transición de vida inherente de su discapacidad cuadripléjica.

Este contexto no solo vuelve el final triste sino inquietante… y en un comentario sobre la depresión sin atención más que en el valor de la vida con discapacidades.

Eira Regalado Cavazos