Return to start

Riesgos de salud serios relacionados con anticonceptivos

Hipocondriacos, tomen nota

Los anticonceptivos son claramente una bendición, ni como debatirlo. Es bueno tener la libertad de divertirse sin preocuparse si quedarás embarazada. Pero un número cada vez mayor de estudios acerca de esas pastillas (o parches, anillos, inyecciones o DIU) puede causar el riesgo de problemas de salud que pueden ser muy serios, como embolias, ataques al corazón y cáncer. Asi que hablamos con los expertos para descubrir exactamente cuáles son los riesgos, quién está en mayor riesgo y cómo mantenerte fuera de problemas.

Pero primero, una recordadita: “Existen dos tipos principales de métodos anticonceptivos hormonales, esos que contienen estrógeno y progesterona, como la pastilla anticonceptiva, el NuvaRing y los parches anticonceptivos, y esos que solo usan progesterona". Como la pastilla con solo progesterona, inyecciones e implantes, explica Raquel Dardik, médico general de un importante centro de salud para mujeres en la ciudad de Nueva York.

¿Quiénes están en riesgo?

Por lo general, los riesgos relacionados con los métodos anticonceptivos hormonales son raros, de acuerdo con Jani R. Jensen, doctora del área de obstetricia y ginecología de la clinica Mayo en Minnesota. Sin embargo, el riesgo para muchas condiciones es algo elevado, así que no pueden descartarse totalmente. “El riesgo de padecer una embolia se incrementa en las mujeres que toman los métodos anticonceptivos hormonales que contienen estrógeno y, en algunos casos aquellos que contienen ciertos tipos de progesterona como drospirenona”, dice ella. “Los niveles hormonales, particularmente de estrógeno, pueden alterar factores que afectan mucho la coagulación de la sangre”.

Un artículo publicado en 2015 en el Diario Médico Británico descubrió que el riesgo de sufrir una trombosis venosa, una embolia potencialmente fatal en las venas, fue casi tres veces más alto en mujeres que habían tomado los métodos anticonceptivos hormonales combinados que en aquellas que no lo habían hecho. La diagnosis incluye dos condiciones que son consideradas como emergencias que ponen en riesgo la salud: una es una trombosis venosa profunda, que usualmente ocurre en una vena de la parte baja de la pierna o muslo y que puede detener el flujo sanguíneo. Los síntomas incluyen piel roja o caliente, hinchazón y dolor o sensibilidad en las piernas. El otro tipo es una embolia pulmonar, en la cual una trombosis venosa profunda se separa y viaja hacia los pulmones, bloqueando parte o todo el suministro sanguíneo. Esto causa dificultad para respirar o hiperventilación, dolor en el pecho, taquicardia y sensacion de mareo o desmayo.

Sin embargo es importante mantener el riesgo de embolia en perspectiva, dice Jenson. Mientras que los métodos anticonceptivos hormonales pueden incrementar el riesgo de una embolia, este riesgo permanece más bajo que el riesgo que ocurre durante el embarazo o después del embarazo. “Al final, parece ser que el embarazo nos pone en mayor peligro pero muchas mujeres no lo saben” añade.

Los investigadores también encontraron un mayor nivel de incidencia de ataques cardíacos, cáncer de seno, cáncer cervical e incluso cerebral en mujeres que toman métodos anticonceptivos hormonales . Por otra parte, los riesgos de cáncer endometrial, de ovario y colon se reducen en mujeres que toman anticonceptivos hormonales”, dice Jenson. Algunos descubrimientos en la relación con el cáncer han sido mezclados, otros han sido basados en dosis altas de estrógenos o en su uso prolongado y muchos más estudios necesitan llevarse a cabo antes de dar conclusiones firmes acerca de alguno de esos resultados.

¿Quién está en mayor riesgo?

“Otros factores de riesgo para estos eventos incluyen obesidad, fumar tabaco, presión arterial alta y vejez” afirma Dardik, Las mujeres mayores de 35 años, o con un historial de coágulos sanguíneos en las piernas o pulmones, ataques cardíacos, cáncer de seno u otras condiciones que las investigaciones han señalado como riesgosas “no son buenos candidatos para los anticonceptivos que contienen estrógeno”, añadió Jenson. Otras condiciones con las que tener cautela son las enfermedades autoinmunes como lupus, migrañas con aura y cirrosis hepática.

Cómo reducir los riesgos

“Obviamente los métodos no hormonales son una opción pero la inconveniencia o el riesgo hace que estos sean inaceptables o no deseables para algunas mujeres”, dice Dardik. Entre las opciones se encuentran el DIU de cobre y los de cajón: condones y diafragmas.

“Los pasos que todas las mujeres deben tomar para minimizar los riesgos mientras toman métodos anticonceptivos hormonales incluyen dejar de fumar, mantener un peso corporal sano y minimizar otros factores de riesgo que pueden tener”, recomienda.

Si estás en riesgo de algunos de los problemas asociados con los métodos anticonceptivos hormonales, quizás sean la mejor opción para ti los que sólo contienen progesterona, “Igual que con cualquier tipo de medicamentos, los anticonceptivos tienen sus riesgos y beneficios. Algunos factores de riesgo varían dependiendo de los riesgos adicionales y de la edad, cada persona debe individualizar su cuidado junto con un médico que ponga en una balanza los riesgos de la medicación con los beneficios potenciales”, concluyó.

Eira Regalado Cavazos