Return to start

Bueno. Mejor. Superior. ¡Tu elección!

Con el paso de los años me he convencido de que los atletas hacen elecciones claras sobre sus logros, eso no tiene nada que ver con sus talentos o habilidades (Algunos de los mejores atletas que he conocido han elegido no querer ser los mejores). Eso llega claramente con la actitud y el deseo de ser el mejor. Aquí tenemos los tres niveles de logros que he aprendido con mi experiencia.

Buenos - Ellos no tienen idea de lo que es ganar o lo que eso cuesta. Miran a los ganadores como locos o excepciones. Ellos solo realizan su trabajo. No hacen más esfuerzo del necesario. Ellos solo estan haciendo lo necesario, para ellos el realizar su tarea es más que suficiente. Están muy cómodos estando cómodos. Ellos se esconden del trabajo y cuando lo hacen se esfuerzan al mínimo.

Mejores - Ellos quieren ganar, pero no tienen idea de como hacerlo, ellos siguen mirándolo como un misterio o un regalo. Ellos entrenan y practican: se esfuerzan y ocasionalmente se esfuerzan al máximo. Se sentirán incomodos cuando tengan que ser presionados ocasionalmente sobre su voluntad. Ellos miran el esfuerzo como un sacrificio. Con regularidad mostrarán inconscientemente lo suficiente para hacerte pensar que se romperán en el intento. De muchas maneras, ellos son los mata entrenadores.

Superiores - Ellos saben cómo ganar porque ellos se entrenan todos los días, no solo antes de un juego. Ellos tienen hambre de ganar. Ellos miran al trabajo como una oportunidad de mejorar no de sacrificio. Ellos están cómodos con el hecho de estar incómodos todo el tiempo y hacen que todos los demás se sientan incómodos con su intensidad y su necesidad de ser los mejores.  Ellos se presionan mental y físicamente. Fallar no está en su diccionario. Lo que nosotros vemos como un fracaso, ellos lo miran como una piedra en el camino. Esos son los atletas que quieres entrenar y tener alrededor de tu equipo. Ellos encuentran una manera. Ellos retarán a un entrenador para ser mejores y así ellos podrán mejorar también.

Nuestro trabajo como entrenadores es el presionar, regañar, educar y aconsejar al atleta para que comprenda lo que es ser el mejor  y ayudarle a tomar las decisiones para llegar ahí. Ese es el proceso que vuelve el ser entrenador una tarea increíblemente dificil y reconfortante a la vez.

Ovidio Toro Griego

Comments have been closed for this article.