Return to start

Dolor de músculos después del ejercicio: causas, misterios, y consejos

El dolor de los músculos después de hacer ejercicio: causas fisiológicas, lo que se desconoce y unos cuantos consejos

¿A quién no le han dolido los músculos después de haber hecho una rutina de ejercicios? Es casi natural y probablemente muchos pensemos que el dolor se causa por la falta de ejercitación, pero más allá de esto, ¿qué es lo que causa que nos duela el cuerpo por ejercitarnos?

Cuando era estudiante de nivel medio, tuve un profesor de educación física que nos explicó el proceso que sufren los músculos al ejercitarnos. Comenzó por decir una cosa que mucha gente suele olvidar al hablar de ejercicios: los procesos fisiológicos por los que atraviesa el cuerpo en un proceso de ejercitación. Lo que sucedía en nuestro cuerpo, según lo que yo entendí en ese momento del maestro, es que se produce una sustancia llamada ácido láctico, pero cuando dejamos de ejercitarnos nos duele porque ya no hay más ácido láctico. Por eso debíamos de continuar al día siguiente con nuestros ejercicios, para que se produjera más lactato, o ácido láctico.

Lo que yo pensé entonces fue que esa sustancia era una especie de analgésico. Sea así, o no, investigando un poco en la red noté que no fuimos los únicos que malentendíamos el papel del lactato en el cuerpo, si es que mi profesor creía lo que yo comprendí de su intervención. La verdad, simple y sencilla, es que el ácido láctico es una sustancia que el cuerpo produce al realizar una actividad física vigorosa y que, dependiendo de la condición física, tarda más o menos tiempo en procesarse.

El dolor producido inmediatamente después de una rutina de ejercicio, entonces, es causado durante la asimilación del lactato y no por la ausencia de la sustancia. Sin embargo, investigando un poco más sobre el tema, me enteré de que el dolor que se siente al día siguiente, o hasta tres días después, no es causado por las mismas razones y que, hasta la fecha, aún se desconocen los motivos detrás de estas dolencias.

De cualquier modo, tengo muy claro ciertas cosas; gracias a mi investigación y también por experiencia propia, concluyo que:

  • El dolor que se produce al momento de ejercitarse o inmediatamente después de terminar, se debe a que nuestro cuerpo produjo una cantidad de lactato mayor a la que nuestro cuerpo acostumbra asimilar en las actividades físicas.
  • Para deshacerse de este dolor basta con continuar ejercitando constantemente al cuerpo; así se acostumbrará al lactato y terminará la asimilación durante la rutina de ejercicios y no después, lo que nos evitará el dolor al final de nuestra rutina.
  • La sensación de ardor, y no dolor, durante el ejercicio debe de tomarse como una señal de alarma por parte de nuestro cuerpo y significa que, más allá de una cantidad mayor de ácido láctico, hay un exceso de lactato en el cuerpo y se está sobre-ejercitando a los músculos. Debido a este motivo, es aconsejable parar el entrenamiento si no desean guardar reposo mínimo por tres días, lo digo por experiencia.
  • Las razones por las que nos duelen los músculos días después aún se desconoce, pero el llevar una rutina constante de ejercicios ayudará a disminuir y, eventualmente, hará desaparecer el dolor muscular.

Así que, ¡a ejercitarse!

Elisa E.

Comments have been closed for this article.