Return to start

Catrina: la dama fina que toda vida termina.

Catrina “Simbólica dama fina, que toda vida termina.”

Gonzalo Ramos Aranda

La catrina, figura creada por José Guadalupe Posada como “calavera garbancera”, la cual de inicio era una crítica a los garbanceros, indígenas que pretendían ser europeos, abandonando el cultivo de maíz por la venta de garbanzo. Finalmente fue bautizada a su actual nombre por el muralista Diego Rivera, el cual agrega detalles que la hacen ver mejor vestida, representando una mujer elegante, tal como la definición de la palabra catrín.

De inicio la calavera garbancera, hoy catrina, era la burla de todos aquellos que pretenden ser lo que no son, aparentando a través de su vestimenta, pues hombres y mujeres se preocupaban más por la apariencia que por lo que traen por dentro en sentido del alimento físico y espiritual. Así pues, esta figura con su sombrero emplumado tipo francés fue adquiriendo arraigo en nuestra cultura mexicana, a través del uso de escritos que se burlaban de diversos temas sociales, económicos, educativos o políticos, que en tono satírico llegaban a mofarse por igual de vivos o muertos.

La catrina hoy en día es una tradición que se vive desde la más temprana edad, en las escuelas es común ver cómo los niños crean historias o cuentan chistes a través de las famosas calaveritas. También la catrina es el disfraz ideal para la época de brujas, que aunque esta celebración forma parte de otra cultura, permite fusionar esta hermosa tradición, que le añade un toque original y elegante a la muerte.

Las calaveritas suelen mofarse de la muerte e invitan a la gran celebración del Día de Muertos, que en nuestro país México más que ser un día lleno de miedo y monstruos, es la apertura de la nostalgia que invaden los recuerdos de las personas que amamos. A través de esta tradición nos burlamos de nosotros mismos, empañando el espejo para no reconocer nuestras áreas de oportunidad, aunque es una buena manera de tomar los problemas, ya que muchas situaciones a veces están fuera de nuestro control.

La catrina dio pie a una tradición muy mexicana que fomenta la creatividad y la certeza de que a pesar de los problemas siempre podremos dar nuestra mejor cara. Aunque considero que el no aceptarnos es un problema muy personal que debemos revertir, ya que siempre ponemos más atención en cómo nos ven los otros en lugar de cómo nos vemos nosotros.

El gran artista José Guadalupe Posada más que evidenciar a los que reniegan de sus raíces, creo que entre risas pretendía hacer un llamado a la aceptación, valoración y respeto por lo que somos y lo que representamos; No podremos estar bien si no nos amamos y respetamos, pues el pretender ser alguien que no se es solo por agradar a la concurrencia no es una inversión muy inteligente.

México es un hermoso país donde su gente se burla de la desgracia de una forma muy creativa y original, por esta razón es que debemos apreciar este talento innato que poseemos y amar los colores de nuestra tierra, sus tradiciones y ver dentro de nosotros procurando así ser cada dia mas auténticos. El ser positivo es una virtud que nos ayuda a florecer.

Nuestra felicidad depende del grado de paz y bienestar que poseemos, siendo alguien más no podremos alcanzar nunca la plenitud. Ser malinchista es una de las más deshonrosas formas de rechazo hacia nosotros mismos, rescatemos nuestra esencia, aceptemos nuestra valía y amemos nuestro país.

¡Viva México y sus tradiciones!

¡Viva nuestra esencia mexicana!

Asi como hacemos fiesta con la muerte, hagámosla con nosotros mismos.

Fadme Yamila Jimenez Helu