Return to start

Esposos contra novios: ¡Sí existe una diferencia!

Hace poco tuve una discusión con unas buenas amigas sobre el estado del matrimonio hoy en día. El debate pronto se volvió muy intenso (como muchas de nuestras pláticas) cuando nos dimos cuenta de que todas teníamos opiniones muy diferentes sobre la definición de “esposo” y “novio” en la actualidad.

Una amiga soltera que ha vivido con su novio por más de cuatro años dijo “ No necesito un anillo. A esta altura, él ya es más mi esposo que mi novio. Un anillo no cambiará eso”. Interesante, pensé. Le pregunté por qué las palabras “novio” y “esposo” eran intercambiables para ella y me dijo que la única diferencia entre su relación de largo plazo y un matrimonio es que no estaba reconocido legalmente. Antes de poder responder, otra amiga intervino “Concuerdo con ella. En estos días ¿quién necesita un anillo?”. Yo respondí rápidamente “¡Yo si!”.

Solo dos de las cinco mujeres en la mesa me respaldaron. Una estaba casada, la otra no. Las otras bromeaban diciendo que en su experiencia, solo las mujeres casadas sentían una verdadera diferencia entre esposos y novios y que posiblemente era porque estaban casadas. Bueno… de acuerdo, si tú lo dices. Una de ellas me retó a explicar por qué mi matrimonio era diferente a su relación de largo plazo. Estos son mis argumentos…

(Nota: Estás son las opiniones humoristas, cien por ciento honestas de una mujer felizmente casada que siempre pensó que el matrimonio era, y es, el  destino final del viaje del verdadero amor. Quizás algunos no concuerdan y eso también es correcto)

Los novios y los esposos

  • Los novios te aman. Los esposos te aman tanto que saben que jamás podrían compartirte, así que se aseguran de hacerte oficialmente su esposa.
  • Cuando los novios están “hasta el cuello” se mudan, toman su “espacio” o te dicen que no creen que las cosas están funcionando entre los dos. Cuando los esposos están “hasta el cuello” dan un paseo o se toman una cerveza.
  • Los novios sienten muy poca culpa si observan a la chica guapa que pasa frente a ellos o si coquetean ligeramente con una colega. Los esposos ocasionalmente piensan en eso pero saben que es mejor no tomar el riesgo (¡Al menos la mayoría del tiempo!)
  • Los hombres comprenden que su pareja está teniendo “uno de esos días”. Los esposos van a la tienda (¡solos!) a comprar tus productos femeninos e incluso recuerdan tu marca favorita.
  • Los novios a veces se quedan hasta tarde con sus amigos. Los esposos saben que es mejor madrugar en la mañana.
  • Los novios te aman en “esa ropa tan sexy”. Los esposos te aman en todo.
  • Los novios buscan consejos importantes en sus amigos. Los esposos buscan consejo en sus esposas.
  • Los novios recuerdan tu cumpleaños. Los esposos recuerdan esa vez que dijiste algo que cambió su vida.
  • Los novios a veces tuercen las reglas. Los esposos quieren llegar a acuerdos.

Podría seguir y seguir, pero me detendré ahí por ahora. Para mi, sí existe una gran diferencia entre un novio y un esposo. Muchas son sobre la devoción, el compromiso y la comprensión. Siempre he dicho que el matrimonio no es para todos, pero para quienes lo buscan, siempre hay algo muy especial en él.

He visto a muchas mujeres cambiando su tono sobre el matrimonio después de que sienten que es inalcanzable o porque el hombre al que amaban no parecía quererlo. Me entristece. Ahora que si nunca has deseado casarte, no te juzgo, como siempre he dicho: cada quien sus gustos. Si siempre has querido o has estado abierta a la opción del matrimonio no te dejes aminorar ni te convezcas a ti misma que es lo mismo. Tu mereces tener el lazo que siempre has soñado, no el que es conveniente o el que se ha vuelto aceptable ahora en día. Piénsalo.

Baudilio Sosa Mayonga