Return to start

Se acabó el amor: ¿Ahora qué?

¿Así que ya no quieres nada? ¿Recuerdas aquel día que conociste a alguien y que pensaste que habías encontrado el amor de tu vida? Han pasado unos cuantos meses en los cuales llegaron a conocerse bastante bien, pero ahora te das cuenta de que no es lo que realmente quieres para ti o simplemente notas que todo lo que una vez había en su lugar, ya no está, y quieres seguir con tu vida. ¿Pero, qué querías para ti? Si esperas leer una lista de pasos para poder dejar a alguien, te recomiendo cerrar esto, y leer otra cosa. Pero, si quieres ver todo el panorama desde otra perspectiva, quédate. Quizá algunas de mis palabras puedan ayudarte a realmente tomar el siguiente paso.

¿Porqué es que ya no quieres darle seguimiento a lo que tienes? Esa es la primera pregunta que uno se tiene que responder. ¿Realmente quiero hacerlo? ¿Cuáles son mis motivos? Has estado unos meses saliendo con alguien, y crees que lo que había ya no está. La respuesta es fácil… Lo que antes estaba tan presente, lo sigue estando, pero se ha convertido en algo típico, algo que ya no te hace suspirar. El amor es una llama, y se debe mantener encendida. Recuerdo hace unos años leía sobre la teoría triangular del amor; en el cual se menciona que debe haber pasión, intimidad, y compromiso.

Pasión

Cuando hablamos de la pasión, nos referimos a ese deseo que nos despierta la necesidad de estar con una persona. Sentir como el corazón empieza a latir cada vez más fuerte, y esa ola de adrenalina al rozar sus labios es signo de pasión, pero también tenemos compromiso e intimidad. La intimidad se relaciona con ese vínculo que creamos con esa persona. Existe una conexión profunda que al momento de estar juntos todo se vuelve utópico, y cómodo. Te sientes bien a su lado. Pero recordemos que antes de ser amantes debe existir la amistad.  

El compromiso

Ahora aquí es cuando normalmente existe un conflicto, y en la mayoría de los casos, sino es que en todos actualmente, es el área que más se descuida, causando incertidumbre junto con miedo que lleva a uno o al otro a tomar la primera iniciativa para dejar la relación. El compromiso es estar convencidos y sostener nuestra postura en la decisión de amar a otra persona y ser amados. Es sumamente importante tener presente que, al momento de empezar a salir con alguien, esto tiene que estar establecido. Se tiene que comunicar cuál es el motivo de el relacionamiento. Quizá la otra persona está decidida a amar, y tú no, o quizá al revés. ¿Quién sabe?

La comunicación es esencial

Si notas que algo falta y no es como antes, comunícalo, quizá la otra persona no esté consciente. Quizá lentamente han caído en las garras de la rutina y la pasión la han dejado a un lado. Todo en esta vida tiene solución, sólo es cuestión de voluntad. Las tres áreas del amor tienen que estar cubiertas, si una no lo está quizá sea la razón por la que quieres tomar la decisión de romper y ponerle un fin a la relación. El amor es frágil, pero hay algo más frágil aún y esa es la incertidumbre, el famoso hubiera. Realmente quieres ponerle fin a algo, sin tratar de mejorarlo y salir adelante. Desconozco cuál sea el motivo por la ruptura, pero te invito a analizarlo. ¿Realmente quieres hacerlo?

En momentos, las adversidades son sólo un escalón que se tiene que subir aun estando en la oscuridad, inciertos del porvenir. Pero créeme que una vez tomada la decisión y estando en el trayecto, las demás acciones se acomodan.

Abraham Aragón

Comments have been closed for this article.