Return to start

¿Qué es una sustituta materna?

Actualmente cuando una pareja no puede tener hijos debido a condiciones biológicas hay algunas opciones que se pueden tomar para poder tener un hijo, siendo la adopción la más común y que la mayoría conoce porque ya tiene muchos años realizándose y las personas se encuentran familiarizadas con lo que significa adoptar. Sin embargo, hay mucha desinformación acerca de otros métodos, cómo se realizan y cuál es el proceso.

Al escuchar un término que no se conoce hay tendencia a tratar de interpretar por lógica el significado, eso es uno de los mayores problemas con la subrogación o sustituta materna, que es una forma de tener un hijo de la cual no se tiene mucho conocimiento o información disponible.

Para empezar ¿qué es una sustituta materna?

La subrogación (o madre sustituta) es cuando una mujer acepta embarazarse para llevar en su vientre y finalmente parir a un bebé que no será de ella, es decir al termino del parto el bebé se lo dará a las personas o persona con quien acordó ser madre sustituta.

Hay una serie de variantes sobre cómo quedará embarazada la sustituta materna, puede ser que sea su hijo biológico o puede ser implantando el óvulo de la mujer que se quedará con el bebé y por medio de inseminación artificial fecundar ese óvulo, ya sea con esperma de quien será el padre o de un donante de esperma.

También es importante que quede claro bajo qué condiciones se hace el acuerdo con la sustituta materna y cuáles son las obligaciones que tiene que cumplir cada parte:

  • El bebé le pertenece a quién contrató a la sustituta materna, a diferencia de la adopción donde la madre biológica puede decidir quedárselo. En este caso desde un principio se establece que la sustituta materna está brindando un servicio y nada más.
  • La sustituta debe pasar por una serie de pruebas físicas y psicológicas para asegurar que está preparada para todo lo que conlleva este proceso.
  • Anterior a este embarazo la sustituta debió haber tenido al menos un bebé.
  • La sangre y ADN de la sustituta materna no se transfieren al bebé, solamente los nutrientes.
  • Antes de realizar cualquier parte del proceso todos los involucrados deben firmar un contrato para asegurar los derechos de quienes se quedarán con el bebé así como los de la sustituta. Este contrato es de suma importancia ya que es el medio por el cual se le reconocerá a quienes se quedarán con el bebé como padres legítimos en el acta de nacimiento.

Al nacer el bebé, quienes contrataron a la madre sustituta se quedan con éste y no tiene por qué haber ningún tipo de relación o contacto con la persona que contrataron; la sustituta no tiene ni tendrá ningún derecho sobre el bebé que dio a luz, podría considerarse que ese es su trabajo y al parir lo terminó.

La ventaja de tener un hijo por subrogación materna es que realmente puede ser tuyo biológicamente, puede llevar tus genes y no está el constante riesgo o preocupación de que el bebé no vaya a ser tuyo, como sucede en la adopción que en cualquier momento se pueden arrepentir. En este caso, de principio a fin se tiene la confianza y seguridad de que tendrás a tu hijo.

Por otro lado, la mayor desventaja es que la salud del bebé recaé completamente en la sustituta, que a pesar de haber pasado por una serie de pruebas, eso no asegura cómo será su alimentación o los cuidados que tendrá durante el embarazo, ya que ella es la encargada de otorgarle los nutrientes al bebé para que nazca completamente sano.

Es por esto que si se decide contratar a una sustituta materna hay que saber elegir a la persona que llevará a tu bebé en su vientre por nueve meses y sobre todo hay que hacer el mejor intento por llevar en armonía y paz todo el proceso ya que aunque no fue de la manera convencional, estarás obteniendo uno de los mejores tesoros que se pueden tener en la vida: un hijo. 

Karen Priscila Sandoval Renteria

Comments have been closed for this article.