Return to start

¿Por qué los niños deben dormir en sus propias camas?

Cuando tu pequeño o no tan pequeño se sube a tu cama, existe la tentación de compartir tu espacio para dormir. La solución a corto plazo de compartir tu cama, puede llegar a crear problemas a largo plazo para padres e hijos. El atractivo inicial de compartir tu cama puede desvanecerse cuando consideras por qué los niños deben de dormir en su propia cama.

No debe ser tu alarma

Incluso si tu niño reclama dormir contigo, el dormir juntos disminuye la calidad de sueño para padres e hijos, según reportes de Noticias ABC. Los niños que no duermen en sus camas provocan problemas de sueño interrumpido para los padres. El resultado de la privación del sueño puede ser cumulativo y perjudicial para toda la familia, como cuando un padre soñoliento tiene dificultades para cumplir sus labores en otro día atareado. Y el dormir adecuadamente es esencial para el desarrollo físico y psicológico de tu niño, según la Fundación Nacional del Sueño.

¡Hay un monstruo debajo de mi cama!

Uno de los principales atractivos de dormir juntos, es que hace alimentar a tu hijo de noche mucho más fácil, la duración del tiempo de sueño es  mayor para padre e hijo y elimina algunas de las dificultades asociadas con la hora de dormir. De cualquier manera, la Asociación Americana de Pediatras, le recuerda a los padres que permitir que su hijo duerma con ellos, incrementa la probabilidad de que experimente problemas para poder dormir solo y el llevarlo a su cama puede volverse una tarea difícil. Considera llevar a tu niño a su cama durante seis meses para evitar problemas adicionales, tales como ansiedad por separación, recomiendan el sitio web KidsHeald.

“Canción de cuna y a dormir”

La Academia Americana de Pediatras recomienda que los bebés no compartan cama con los padres o con otros bebés para minimizar el riesgo de Síndrome de Muerte súbita infantil. La superficie recomendada para dormir es un colchón firme. En lugar de compartir cama, se recomienda compartir habitación como una estrategia para prevenir el riesgo de Síndrome de Muerte súbita infantil. Opciones aprobadas para compartir habitación incluyen camas, moisés y cunas que cumplan con los estándares de la Comisión de Seguridad de Productos para el Consumidor.

Buenas noches con buenos resultados

Si tu historia de ir a dormir termina todas las noches con tu niño preguntándote si puede dormir contigo, puedes cambiar la historia y obtener un nuevo final, estableciendo una nueva rutina para ir a dormir. Practica rutinas relajantes todos los días, a la misma hora, todas las tardes, eso incluye baño, cuento, cariños o música relajante. Asegúrate de que la habitación de tu niño sea cómoda y anímalo a tener una sábana o juguete favorito para dormir con él, así tendrá más comodidad y seguridad. Espera resistencia, pero mantente paciente y consistente respecto a los beneficios que tendrá para tu niño el dormir en su propia cama.

Taciana Bañuelos Sauceda