Return to start

¿Me puede manipular un parásito?

Como título de ciencia ficción, que podría provenir de alguna novela de Jack Finney, autor de The Body Snatchers, surge una pregunta acerca de si algo es capaz de dominar y controlar nuestra mente, aunque los medios lo hagan sobre nuestro inconsciente, existen formas de vida, en este caso parásitos, que actualmente se mantienen en investigación acerca de si pueden controlar a su hospedero.

Los parásitos son formas de vida que necesitan de un huésped para sobrevivir, normalmente como su nombre lo indica, parasitan al hospedero muchas veces al grado de matarlo. Shelley Adamo del Departamento de Psicología y Neurociencias de la Universidad Dalhousie, menciona que los parásitos pueden  alterar el comportamiento del hospedero, muchas de las manipulaciones de parásitos inducen una variedad de disturbios neuroquímicos y a nivel neuroinmunológico que son ampliamente distribuidos a lo largo de todo el sistema nervioso central del hospedero.

Shelley Adamo menciona que uno de los casos de manipulación por parásitos hacia  vertebrados mejor estudiado es un protozoario intracelular cuyo nombre es Toxoplasma gondii, el cual puede producir toxoplasmosis y afecta directamente a su hospedero intermediario, un ratón, ya que T. gondii requiere de un hospedero felino para su reproducción sexual, pero ¿cómo lo hace?

Cuando el roedor ingiere alimento, normalmente heces o cacas de felinos contaminados, T.gondii se enquista en diferentes órganos incluyendo el cerebro. Esto se mantiene en discusión, ya que induce un gran número de cambios respecto al ratón que lo hacen más propenso a ser cazado, entre los cambios se incluyen que se exponga en áreas abiertas. Los ratones presentan neofobia, es decir tienen miedo a áreas nuevas, T.gondii disminuye esta fobia e incrementa la exploración hacia nuevas áreas. Se ha registrado que los ratones infectados son más propensos a caer en trampas con respecto a los que no están infectados.

Sin embargo, Luis E. González, del Departamento de Fisiología en Venezuela, menciona que la reducción y comportamiento del hospedero puede ser sólo una respuesta de la interacción entre el párasito y el hospedero. Cabe resaltar que Shelley Adamo dice que existe aun poca evidencia para constatar realmente si existe una modificación directa hacia el comportamiento del hospedero por parte de T.godii, lo que si se mantiene es que el ratón se mueve hacia el hospedero final: el gato.  

El investigador Stibbs H.H. encontró que existen cambios neuroquímicos acompañados de la toxoplasmosis y que pueden afectar al hombre. Torrey E. Fuller y sus colaboradores mencionan que la toxoplasmosis puede estar asociada con algunos casos de esquizofrenia. Sin embargo, Monroe y sus colaboradores, del Departamento de Psiquiatría y Salud del Comportamiento en Georgia, mencionan que la toxoplasmosis puede alterar más a los pacientes con esquizofrenia.

Las investigaciones están aún desarrollándose y los adelantos están ayudando para poder resolver y aclarar más los padecimientos mentales y algunos que se cree están vinculados con parásitos. Lo único claro es que existe evidencia de la afectación de los parásitos respecto al comportamiento de sus hospederos, tal vez propiciado por los parásitos o la respuesta del huésped. La próxima vez que te sientas controlado, apaga la tele, lee un libro y aliméntate sanamente.    

Jorge Sánchez

Comments have been closed for this article.