Return to start

Más de dos manos no son mejores que una

Un hombre de 75 años va a la oficina de su doctor para que le hagan un recuento de espermatozoides. El doctor le da al hombre un frasco y le dice:

- Tome este frasco y tráigamelo mañana con una muestra de su semen.

Al siguiente día, el señor de 75 años se presenta en la oficina de su doctor y le da el frasco vacío. El doctor pregunta qué fue lo que pasó y el viejo le explica:

-Verá, doctor. Primero intenté con mi mano derecha, pero nada. Después intenté con mi mano izquierda y nada. Le pedí ayuda a mi esposa y ella intentó con su mano derecha… y nada. Después con su mano izquierda y nada tampoco. Hasta intentó con su boca, primero con los dientes y luego sin ellos, y aun así nada. ¡Caracoles! Hasta le llamamos a la vecina, ella también intentó con sus manos y su boca pero, ¡nada!

El doctor estaba sorprendido: -¡¿Le pidió ayuda a su vecina?!

-Así es, doctor, pero no importó cuánto lo intentáramos, ninguno pudo abrir el mentado frasco.

Baudilio Sosa Mayonga

Comments have been closed for this article.