Return to start

¿Estás lista para el matrimonio?

¿REALMENTE ESTOY LISTA PARA CASARME?

El matrimonio… palabra común en nuestra sociedad pero, ¿estamos seguros de entender no sólo su significado, sino lo que abarca e implica?

Durante años se ha considerado al matrimonio como una etapa de nuestras vidas a la que inevitablemente se debe llegar después de cierta edad, o incluso, después de cierto tiempo de relación. Sin embargo, ¿es sólo eso? ¿Es un requisito más que cumplir?

Cuando estaba en secundaria recuerdo que uno de mis profesores mencionó lo siguiente: “las dos decisiones más importantes en tu vida serán qué carrera eliges y con quien te casas”. Claro, en la secundaria no visualicé en toda su magnitud la sabiduría encerrada en esas palabras, sin embargo, el tiempo y la vida (aunque suene algo dramático, que no es el punto) me han mostrado la verdad de esas palabras.

Lo que deseo compartir contigo no es decirte que tan difícil y complicado puede ser el matrimonio o bien, las ventajas o desventajas de estar casado; siendo honestos, estar soltero también tiene sus lados buenos y malos. Mi intención es más que nada ayudarte a que tengas un punto de vista más amplio para que consideres si el matrimonio es para ti o no, porque finalmente la decisión es tuya.  

Expectativas

Empecemos por las consabidas expectativas de tu familia y amigos. Cuando llegas a cierta edad empiezan a comentarte cosas como “¿y tú para cuando?”, “ya te estás tardando”, “a este ritmo te vas a quedar sola”, o eso de que “se te está yendo el tren”, aunque esa frase ya está pasada de moda. Pareciera que todo lo que estás haciendo en tu vida no fuera suficiente y sólo importara el hecho de que no estás casada. Y bueno, no es que los hombres no sufran de esta presión también, pero siendo sinceros no se compara con la que reciben las chicas.

El reloj y su tic tac

Por otra parte, tenemos la cuestión del famoso “reloj biológico”, porque indiscutiblemente el matrimonio está enlazado a la cuestión de tener hijos. Te empiezas a cuestionar si ya es tiempo, o si estás haciendo lo correcto o qué pasará cuando decidas tener hijos, porque igual “ya serás muy grande para tener hijos cuando lo decidas”.

Soledad

Por último, a veces sólo se trata de no sentir soledad. Si ese es el caso, lamento informarte que la soledad que sientes está dentro de ti y siendo así, no habrá nadie en la tierra que te haga sentir de manera diferente, esto es algo que hay que resolver contigo misma. El matrimonio tampoco te hará feliz, ni realizada porque sí, si no te sientes feliz y realizada desde antes, no lo consideres una opción para salvar esa brecha.

Creo que el matrimonio es… ¡grandioso! y si estás lista para asumir un gran compromiso, porque eso es, un gran compromiso, pudiera ser una excelente opción para ti. Sin embargo, ahí está la clave, que realmente tú consideres este paso como parte de tu proyecto de vida. 

En resumen, si tomas la decisión de unirte en matrimonio, ¡felicidades! Sólo recuerda al menos haber considerado estas dos cosas:

Escucha a tu corazón

Todos sabemos qué es lo que realmente deseamos, independientemente de las voces que haya afuera. Sabemos lo que es bueno para nosotros, aunque a veces ignoremos esa voz porque nos parezca más fácil complacer a los demás.

Llega a tu matrimonio como un ser humano completo, no como una mitad buscando su otra mitad. La idea del matrimonio es complementarse, no completarse. Es compartir y trabajar por objetivos y prioridades en común, pero sin perder tu individualidad y tu esencia.

Si consideras estos factores al tomar tu decisión y estás convencida de que es la persona y el momento indicado para ti, ¡adelante!. Si tu decisión es esperar y disfrutar del tiempo contigo misma, también siéntete feliz y vive la aventura de tu vida. Sé tú misma, escucha tus deseos, se fiel a tus sueños y a lo que deseas para tu vida, no solo en esta decisión, sino en todo momento. 

Qué Busca

Comments have been closed for this article.