Return to start

Toallas, tampones o copas menstruales. ¿Qué debería usar?

A pesar de que el periodo menstrual es una parte importante de la salud femenina, no todos sabemos de las ventajas y desventajas de los productos femeninos. Algunos son muy conocidos ya que los has visto en los supermercados, pero quizás algunas de sus desventajas sean nuevas para ti, y conocerlas te ayudara a saber cuál es la opción que más se adecua a tus necesidades.

Así que aquí vamos...

Toallas femeninas

La opción más conocida es también la opción con más variedades y con mayor oferta en el mercado. Con alas o sin alas, nocturna o ultradelgada, hecha de algodón comprimido o tela para reutilizarse. Las toallas femeninas son la opción que te saca del apuro, la puedes encontrar hasta en la tienda de la esquina. También son la opción más barata, y hasta hay una versión para las mujeres que acaban de dar a luz.

Pero quizás deberíamos reconsiderar la utilidad de la toalla femenina. Pongámoslo de esta manera, si te cortas la piel con algún cuchillo lo que sucederá después es que te limpiarás la sangre, lavaras la herida y trataras de mantener esa zona limpia así que, ¿por qué mantener una toalla sucia cerca de tu cuerpo? Retiene olores y aparte de ser incomodo, la humedad y la temperatura hacen que enfermedades como la candidiasis encuentren un lugar donde brotar. Es por eso que la toalla debe ser cambiada cada cuatro a ocho horas, para evitar enfermedades y manchas en tu ropa.

Tampones

Los tampones son tubos de algodón comprimido que al estar en contacto directo con la fuente de la sangre no emite olores y tiene poca posibilidad de escape de flujo. Eso permite que la mujer se sienta más cómoda para usar cualquier ropa u hacer ejercicio, incluso nadar.

Al igual que las toallas femeninas, los tampones tampoco están diseñados para su uso prolongado, debes cambiarlo cada ocho horas o menos, dependiendo de tu flujo. Si no lo cambias, puedes sufrir un choque toxico causado por bacterias; si sientes mareos, dolor de cuerpo y notas ronchas en tu cuerpo, debes buscar a un doctor. Los tampones tampoco están recomendados para las personas que sufren de vaginismo.

Copa menstrual

La copa menstrual es un recipiente hecho de silicón que se introduce dentro de la vagina. Tiene dos formas, de copa o parecido al diafragma. Puede usarse hasta por doce horas seguidas ya que por estar hecho de silicón no es poroso y difícilmente las bacterias se acumulan en ella. De colocarse adecuadamente, puedes olvidarte de las manchas. Es reutilizable y es la opción más amigable con el ambiente; si la cuidas bien puede durar hasta 10 años.

Claro que no es barata, su costo inicia en los 700 pesos y difícilmente la encontrarás en el supermercado; es mejor que la ordenes por internet. También debes aprender a colocarla correctamente ya que puedes tener derrames si se llega a mover. Puede ser algo incomoda de usar si estas en un baño público ya que al vaciar la copa debes lavarla con agua y jabón, y si no es un baño privado quizás te sientas inhibida. Otra parte esencial de su cuidado es esterilizarla hirviéndola en agua pura entre ciclo y ciclo.

Como verás, estas tres opciones tienen sus pros y contras, pero ultimadamente debes elegir la opción que más se adapte a tu estilo de vida y presupuesto. Si no te gusta tanto el embrollo, puedes elegir las toallas femeninas. Si tu vida es muy ajetreada o eres amante del deporte, el tampón será tu mejor aliado. Y si te preocupa el medio ambiente y quieres ahorrarte unos pesos, la copa menstrual es lo mejor para ti. 

Qué Busca

Comments have been closed for this article.