Return to start

Las veces en las que las personas le ganaron a su banco

Warren Nyerges contra Bank of América

En el 2009, Warren Nyerges y su esposa, Maureen Collier, compraron una casa en Florida por $165 mil dólares en efectivo. Nunca habían solicitado una hipoteca pero eso no detuvo al Banco de América de tratar de embargarlos un año después. Después de que revisaron el asunto, el banco retiró la demanda pero no antes de que Nyerges y su esposa acumularan más de $2,500 dólares en cuotas legales.

Cuando Bank of América no quiso responder a las solicitudes de Nyerges, llevaron el caso a la corte. Después de ser ignorados continuamente, la pareja, junto con su abogado, llevó el asunto a la oficina del sheriff local. Él le dijo a los funcionarios que removieran sus activos bancarios y que se los cedieran, incluyendo el efectivo y los muebles para pagarles la deuda. El gerente del banco de la localidad eventualmente les hizo un cheque por $5,772.88 dólares para que Nyerges se fuera. Le da un nuevo sentido al término “hipoteca revertida”.

Dmitry Argarkov contra Tinkoff Credit systems

Dmitry Argarkov estaba cansando de recibir todas esas solicitudes de tarjetas de crédito en el correo hasta que finalmente decidió hacer algo al respecto. El hombre ruso, después de encontrar otra solicitud más en el correo, escaneó las condiciones y términos, y las cambió a su gusto antes de imprimirlas y mandarlas de vuelta a Tinkoff Credit Systems. En los términos, Argarkov puso que no pagaría ningún interés, que no acumularia tarifas y que no tenía límite de crédito.

No sólo eso, sino que también añadió que si la compañía de tarjetas de crédito no cumplía con ninguna de esas reglas, tendrían que pagarle el equivalente a 3 millones de pesos, y que si trataban de cancelar el contrato con él, tendrían que pagarle el doble. Tinkoff no consideró lo que había hecho y le envió una tarjeta de crédito.

Argarkov llevó al límite su balance y cuando Tinkoff trató de recolectar el dinero, se enteraron de lo que habían hecho. El caso está siendo llevado en el sistema judicial ruso, los profesionales legales están tratando de resolverlo. No importa el resultado, tienes que admitir que Argarkov se merece unas chelas bien frías y unos taquitos con mucha salsa, o poquita, quien sabe si a los rusos les gusta el picante.

Mientras que la mayoría de las personas han elegido llevar sus batallas contra los bancos a la corte, un hombre eligió un camino diferente.

El hombre misterioso contra Barclays Bank

Durante el verano del 2004, un hombre entró al Barclays Bank en Andover, Inglaterra y procedió a defecar por todo el piso, en forma de protesta. El hombre inconspicuo, quien estaba calvo e informan que llevaba shorts, aparentemente entró, se sentó en cuclillas, e hizo lo suyo en medio del piso. Pero no había terminado, el hombre caminó hacia otras partes del banco y repitió el acto, una y otra vez.

“Miré al hombre y él simplemente caminaba muy calmado alrededor del banco, yendo a todas las áreas que pudo. Estaba muy claro qué era lo que hacía, tenía esa mirada calmada pero molesta en su cara, mientras caminaba dejaba depósitos especiales en el piso”, dijo un cliente, Gareth McCarthy. “Y después se fue tan calmadamente cómo entró. Los empleados no tenían ni idea de qué rayos había pasado”.

Así es, protestó a través de “depósitos especiales”.

El banco se vió obligado a cerrar por el resto del día y el hombre misterioso aparemente salió por la puerta con una cara de autocomplacencia. Esa sí es que es una forma de mostrar tu disgusto.  

Eira Regalado Cavazos

Comments have been closed for this article.