Return to start

¿Cómo un hombre de metabolismo rápido puede aumentar de peso?

No somos pocas las personas que establecemos dentro de nuestro proyecto de vida, construir un cuerpo saludable y hermoso. Pero, ¿Cómo puedo esculpir mi cuerpo terrenal hasta que se asemeje a una escultura griega?

Bueno, la construcción de un cuerpo atlético depende esencialmente de la correcta estructuración del "entrenamiento, la dieta, el descanso y la suplementación”; pero la planificación, articulación y ejecución de los factores atrás mencionados depende de nuestro “biotipo” y composición genética.

Hay tres biotipos perfectamente identificables:

  1. Mesomorfo: Atlético por excelencia; posee espalda ancha y clavículas largas; articulaciones y cintura pequeña; estructura ósea grande y buena forma muscular sin ningún tipo de entrenamiento.
  2. Endomorfo: Su estructura física es pesada; posee clavículas relativamente cortas; su cintura y cadera son anchas y tienen un metabolismo lento lo que les da una gran tendencia a engordar.
  3. Ectomorfo: Son personas extremadamente delgadas; les cuesta muchísimo subir de peso a pesar de comer grandes cantidades de comida; son de huesos y músculos delgados y finos, y poseen un metabolismo altísimo.

El ectomorfo, al tener el metabolismo tan alto, convierte en calor prácticamente todo lo que come, son los peores dotados para obtener ganancias significativas de masa muscular. Pero no hay que desesperarse, pues todo tiene solución y pueden llegar muy alto.

Tengamos en cuenta que es muy raro que alguien se ubique exactamente dentro de un biotipo de manera absoluta, lo más normal es una combinación de dos. Por ejemplo: Si una persona tiene una buena forma física, pero le cuesta aumentar de tamaño en sus músculos, el individuo en cuestión será más ectomorfo que mesomorfo. Y si una persona construye músculo con rapidez, pero tiene tendencia a acumular grasa con la misma velocidad, se encuentra en una situación en la que se combinan el mesomorfo y el endomorfo.

Por eso siempre debemos ubicar el biotipo según la tendencia que tengamos, de esta manera, podremos planificar con exactitud los requerimientos de dieta y ejercicio.  

Entrenamiento del ectomorfo

Estas personas, al ser de progreso lento (muscularmente hablando), tienen que ser más fuertes mentalmente, no hay que desesperar si la situación física no avanza significativamente.

Y es que el peor problema que tiene el ectomorfo es su profesor, instructor o entrenador.

Cualquier instructor con sólo darle un golpe de vista, identifica a este tipo de persona (ectomorfo). Una vez inscrito en el gimnasio, al alumno le confeccionan una rutina convencional para todo el cuerpo. Esta rutina generalmente se va alargando, ya que a medida que transcurren las semanas, se suele agregar algunas series con la creencia que así la intensifican.

Más adelante, el alumno estará haciendo tantas series por cada grupo muscular que debe dividir la rutina para no estar tres o cuatro horas en el gimnasio; lo que significa que estará haciendo ejercicio cuatro o cinco veces a la semana.

Al principio, con la primera rutina, los progresos serán muy pobres o nulos, porque la rutina es muy prolongada, eso nos indica que carece de la intensidad suficiente como para estimular el crecimiento muscular.

Y si llegamos a preguntar por la falta de progreso, nuestro profesor responderá: “Debes trabajar más duro”, al mismo tiempo que le da una rutina dividiendo el entrenamiento del cuerpo en tres partes y le recomienda trabajar cinco o seis días a la semana.

Finalmente, ante la falta total de mejoras e incluso una involución de la forma y fuerza físicas, el profesor concluye que la genética del alumno es inadecuada para desarrollar un cuerpo musculado.

Ten presente que cuando un profesor afirma que la falta de progresos obedece a la carencia de condiciones genéticas para el desarrollo muscular, sólo pone en evidencia su falta de conocimiento.

El problema principal del ectomorfo es su poca tolerancia al ejercicio, esto hace que se sobre-entrene con gran facilidad; una vez que el alumno ectomorfo ha concluido las fases de aprendizaje y de adaptación en el gimnasio, tiene que empezar a entrenar con un sistema de alta intensidad como el Heavy Duty o el HIT.

Tendrá que trabajar todo el cuerpo en cada sesión de entrenamiento, pero, entre una sesión y otra, debe descansar seis días, o sea, todo el cuerpo es entrenado solamente una vez a la semana y nunca debe exceder los 20 minutos de entrenamiento por sesión.

Los seis días de descanso proporcionaran el tiempo suficiente para recuperarse y crecer.

Si los que se encuentran en este biotipo entrenan de manera intensa, breve e infrecuente, seguramente podrán desarrollar un físico del que se sientan orgullosos.

La dieta del Ectomorfo

La dieta ha de ser abundante, al ser tan alto, su metabolismo está obligado a consumir altas cantidades de calorías, pues tienden a permanecer delgados, con el tiempo ese metabolismo se equilibrará, estimulado por el ejercicio y la dieta, así comenzaremos a aumentar de peso y mejorar rápidamente.

Lo más adecuado es comer cinco o seis pequeñas comidas al día y no dos o tres abundantes, ya que todas las comidas consumidas por encima de los requerimientos del cuerpo en ese momento, serán convertidas en grasa o en ciertas condiciones eliminadas.

Por último, toda actividad fuera del gimnasio debe reducirse a su mínima expresión, debe dormir cada noche un mínimo de ocho horas; si sus actividades laborales se lo permiten, una siesta de 20 o 30 minutos le será de gran ayuda.

Sergio Augusto Alvarez Vargas