Return to start

La odisea del celular perdido

Desde siempre hemos tenido muchos aspectos de nuestra vida para cuidar; el amor, los hijos, la salud, el trabajo y demás. Son muchas cosas que tenemos cuidar y cada una posee un valor, pero actualmente existe algo que si lo perdemos sentimos que perdemos la vida, este artículo tan preciado es el celular, aunque también hay otros dispositivos pero éste es el de mayor impacto en caso de extravío.

En días pasados mi sobrina extravió su celular, el cual adquirió con el esfuerzo de su trabajo (la primer adquisición por su decisión y compromiso), entonces como podrán imaginar el ya no tenerlo era un hecho lamentable, pero aunque el panorama se presentaba muy negro y se había resignado a comprar uno de bajo costo y denominado por algunos como “tamagotchi” no tuvo que llegar a tal punto y a continuación les contaré el por qué.

Pregunte a mi sobrina ¿activaste la protección? Ella respondió que sí y la siguiente pregunta fue ¿recuerdas tu contraseña? A lo cual presentó una cara larga de inicio pero después recordó que la tenía anotada en un papel y entonces fue ahí donde empezó la ardua búsqueda.

Mi esposo se dio a la tarea de localizar el celular a través del portal de la marca del celular, activando la opción de búsqueda; así estuvo durante dos días mirando como se prendía y apagaba la luz en el mapa y estudiando la rutina de la persona que lo portaba. Para el tercer día muy temprano observó que la luz se apagaba y prendía en varias ocasiones y con esto dedujo que la persona que lo traía lo hacía para reservar pila mientras lo mostraba a un posible comprador.

Esa mañana la luz se encendía y apagaba en un parque, entonces mi esposo decidió montar guardia y al cabo de una hora dio con el sujeto y logro hacer que lo regresara, después de ahí lo entregó a su verdadera dueña, sintiendo alivio porque el caso había tenido éxito gracias a la precaución de nuestra sobrina aunada al sigilo de él.

Esta anécdota deja una reflexión, utilizar la tecnología en nuestro provecho y siempre aprender sobre las herramientas de seguridad que están a nuestro alcance, pues en todas las marcas de celulares existen. Así como hay marcas que tienen su propio portal para gestionar el celular y ejecutar la búsqueda en caso de extravío, también existen aplicaciones o páginas (gratuitas o de paga) para hacer frente y dar lucha a las personas que son amantes de lo ajeno, ya sea por casualidad o por profesión.

Es importante que siempre tengamos nuestra cuenta de la compañía de nuestro celular para poder rastrear el celular, si no se puede así (ya que algunas marcas no lo manejan), entonces utilizar las herramientas de google o aplicaciones gratuitas como lockout mobile security, life 360 family locator, seguimiento GPS, trust & go, etc. Existen otras tantas de paga y también páginas como androidlost.com, icloud.com, rastrearuncelular.com y otras mas, es cuestión de probar y elegir la que más nos agrade.

Si se pierde el celular o lo roban, es importante que inmediatamente lo busquemos por gps o si tenemos el IMEI (ingresar *#06# en nuestro teléfono para conocerlo) acudir a la compañía a pedir ayuda para localizarlo. El celular debe estar conectado a internet y encendido para poderlo localizar según las anteriores soluciones, pero también existen aplicaciones para localizar por el número aun estando apagado, por ejemplo, lookout. Como podemos observar hay un mundo de posibilidades, de hecho hasta envío de foto, gestión de datos a distancia, bloqueo, alarma, etc. Sólo es cuestión de analizar y elegir.

Sabemos que lo material es lo que menos debe importarnos pero sí existen métodos para cuidar nuestras pertenencias que con mucho esfuerzo hemos logrado adquirir, ¿por qué no utilizarlas?

Usemos el conocimiento y adquiramos sabiduría, pero si nos vemos en la situación de encontrar algo aparentemente sin dueño seamos la diferencia y busquemos formas también para regresarlo.

Fadme Yamila Jimenez Helu

Comments have been closed for this article.