Return to start

¿Es cierto que la natación es el mejor ejercicio?

¿Alguna vez te han recomendado hacer natación para intentar resolver problemas de hombro, dolores lumbares o escoliosis? ¿Alguna vez te han dicho que la natación es el mejor ejercicio que existe?

Bueno, vale la pena preguntarse si nadar es realmente el santo grial del mundo del deporte y si en realidad es un ejercicio tan completo y tan efectivo para combatir todas estas patologías.

Cuando somos adolescentes, o si pertenecemos a la tercera edad, una de las principales recomendaciones que nos dicen para iniciarnos en el mundo del deporte, es que practiquemos la natación. Sin embargo, pocas personas son conscientes de los inconvenientes que pueden llegar a surgir con la realización de este deporte.

La natación y la osteoporosis

Quizás la principal falencia que tiene la práctica de la natación es que no constituye un ejercicio efectivo para construir masa mineral ósea; todos sabemos que el fortalecimiento de los huesos constituye un factor preventivo para que no tengamos osteoporosis cuando lleguemos a una edad adulta. De modo que, si necesitas construir huesos densos y fuertes, entonces la natación no será tu deporte.

La natación para las desviaciones de la columna

Cuando tenemos desviación de columna o escoliosis, a nivel médico nos suelen recomendar que practiquemos natación para intentar corregirla; y es que el sustento fisiológico de esta recomendación es simple: La natación, al ser un ejercicio en el que no se levanta ningún tipo de carga o lastre, es un ejercicio que no ejerce mucho estrés sobre la columna vertebral, los tendones y las articulaciones, por lo que su ejecución no representa riesgo sobre las áreas vertebrales desviadas o lesionadas; de ahí que los fisioterapeutas no duden en sugerir la natación.

Sin embargo, contrario a lo que muchos creen, la natación puede incluso agravar la desviación de la columna o producir lesiones vertebrales, ¿cómo es esto posible? Se preguntarán ustedes.

Bueno, en la práctica de la natación existe un factor determinante, “el factor técnico”, es decir, hay que saber nadar para evitar lesiones. Pongamos un ejemplo: si mientras nadamos tenemos una alteración del control motor que nos empuja a repetir siempre el mismo gesto de viraje o braceo, en otras palabras, si repetimos constantemente el gesto de girar el tronco hacia el mismo lado cuando braceamos; esto puede conllevar a acrecentar la alteración o desviación que ya tenemos, ya que el movimiento es sumamente forzado.

Natación y el dolor en el hombro

Al igual que con la escoliosis, cuando existe un trastorno en el hombro, los fisioterapeutas recomiendan hacer natación. Pero, existen estudios y análisis que demuestran que con la natación se fatiga toda la musculatura escapular, lo que provoca que el hombro tienda a vencerse por agotamiento, lo que podría ocasionar a su vez, la dislocación de la articulación del hombro; además, el movimiento de braceo implica una rotación interna del hombro que casi garantiza una eventual lesión de hombro.

Natación para personas mayores adultos o de la tercera edad

Hemos dicho previamente que uno de los factores más efectivos para prevenir la osteoporosis, consiste en crear un gran pico de masa mineral ósea que nos permita gozar de unos huesos densos y fuertes.

No obstante, hay mucha gente que ya tiene osteoporosis y precisa fortalecer su sistema óseo; pues bien, a estas personas también se les recomienda nadar. Aunque tus abuelos, tus padres o tú mismo hagas cuarenta minutos o una hora de natación en la piscina, lo que se ha comprobado es que los ejercicios llevados a cabo en el agua (natación y otros), no sólo no mejoran, sino que reducen la capacidad de creación de pico de densidad mineral ósea. En consecuencia, la natación no es la mejor manera de prevenir ni de combatir la osteoporosis.

De hecho, los denominados ejercicios de fuerza o de salto sí constituyen un verdadero factor preventivo contra la osteoporosis, esto es lo más efectivo para construir huesos densos y fuertes.

Este artículo no pretende minimizar los beneficios de la natación, ya que es uno de los ejercicios más completos que existen. Sólo quiero dejar ver que no se puede hacer uso de la natación de manera indiscriminada, como si se tratase de un ejercicio que sirviera para todo y para todos. 

Sergio Augusto Alvarez Vargas

Comments have been closed for this article.