Return to start

Secretos de la maternidad

¡Estoy embarazada! Así comienza una o la aventura más laboriosa, maravillosa e impactante que puede tener un ser humano. La maternidad se dice que comienza desde el embarazo pues la madre debe cuidar de su cuerpo donde alberga al nuevo integrante de su familia. Las hormonas se encargan de preparar a la madre para lo que está por venir. Pero, ¿Una vez que llega el bebé qué sucede?, una ola inmensa de felicidad, seguidas por una tormenta de emociones y un desierto de dudas. Ha comenzado el viaje.

Secretos

Al llegar a casa, toda la familia, amigos y conocidos ansían conocer al pequeño. ¿Tú qué ansías? Llegar a casa y descansar al lado de tu nuevo hijo. Desde este punto comienzan todas esas pequeñas cosas de las que muchas madres no hablan. Hemos escuchado hablar del cansancio, desvelo, niños enfermos, vomito, pañales (miles de ellos) y otras cosas relacionadas con bebés y después infantes pero detrás de esto hay muchas cosas que las mamás mantenemos atrás de las puertas de casa. Estos son los secretos de la maternidad.

Auto-crítica

Las mujeres somos conocidas por autocriticarnos constantemente y esto ha aumentado con el estigma social y los medios de comunicación masiva.El autoestima es un tema del que mucha gente no habla y del que muchas mujeres carecen. Todas las mujeres son hermosas y antes de un embarazo tal vez no aprovechamos al máximo nuestros años de gloria. Con el embarazo llegan muchos cambios físicos como grasa, celulitis, estrías y aumento de senos (No que todas se quejen de esto). Sin embargo, no termina ahí, después del parto nos encontramos con toda otra metamorfosis. La piel cuelga y sobra pues antes albergaba un vientre del tamaño de una sandía, al amamantar los senos se caen y algunas estrías se van y llegan nuevas. Cabe decir que no todas las mujeres sufren los mismos cambios pero en general se enfrentan a alguno de estos y con estos nos volvemos de nostalgia por nuestro cuerpo pre-bebé.

Sentimientos

Es completamente normal sentirse desalentada, poco atractiva y mal por verse de esta manera tan distinta. Y esto es de lo que no hablamos. Es normal llorar al verse en el espejo y sentir lo que sientes. Sí, tal vez es algo superficial y no se compara con el regalo inmenso de tener un hijo, pero eso no le quita el valor a tus sentimientos y deseos. Lo que no se debe hacer es pensar que todo está perdido. Claro que uno no volverá a verse igual pero puede verse mejor. Con una dieta balanceada, ejercicio y remedios caseros uno puede volver a sentirse bien consigo mismo. El autoestima no se trata de querernos hasta ser perfectos se trata de sentirnos bien con como somos y seguir mejorando en cuanto podamos.

Hormonas

Además de ese reflejo desconocido en el espejo, las madres sufrimos de incontrolables desbalances hormonales que pueden llevar al desastre emocional. Ser madre es suficientemente aterrador y complicado en sí ahora imagínense que ha venido el día del mes para quedarse casi el primer año. Lo que los demás no ven es la madre alimentando a su bebé en un mar de lágrimas, cambiarlo en un mar de lágrimas, verlo en un mar de lágrimas, creo que entendemos el punto. El llanto es muchas veces espontáneo e incomprensible. Todo el ambiente familiar crea nerviosismo, tensión, alegría y melancolía y es exactamente lo que siente la madre cada hora. Puede estar furiosa porque el padre no ha vuelto del trabajo, triste porque la abuela no fue a visitar, feliz al ver la carita de su bebé y de nuevo sentir cada emoción. Es algo muy difícil porque nos damos cuenta de lo irracional que somos en esos momentos pero no se pueden evitar. Si no has tenido cambios de humor con la maternidad, eres un ídolo.

Prioridad #2

Algo más de lo que no hablamos mucho las madres es de lo poco que somos tomadas en cuenta. Todos preguntan por tu bebé y su bienestar pero no se detienen a ver tus ojeras y las manchas de leche en tu ropa. Es entendible que el bebé es la novedad y prioridad (claro está) pero no lastimaría a nadie, al contrario, hablar con la madre sobre cómo se siente siendo madre o si necesita ayuda. En lugar de eso se desviven por decirle que no hacer, que no darle al bebé, que sí hacer y otras cosas que es muy probable que la madre sepa, no quiera hacer o que descubra por sí misma. Es fácil decirle a alguien qué hacer pero llevarlo a la práctica no siempre es factible. Así que si eres un familiar metiche por favor, no lo hagas. Estas cosas pueden volver loca a una madre. Por otro lado, se encuentra la falta de apreciación. Nos gustaría un, “gracias, estás haciendo un buen trabajo”, de vez en cuando. Las madres hacemos TANTO y no obtenemos el crédito merecido. Ni siquiera Superman puede hacer lo que una madre hace en un día.

Vida en pareja

Otro punto que no se habla seguido en cosas de maternidad es la vida de pareja. Es sumamente importante; el bebé es producto de dos personas. Sin embargo, debemos admitir que con la llegada de un hijo la vida de pareja cambia por completo. La madre saca su instinto de madre (se vuelve más regañona). Todas queremos lo mejor para nuestra familia y queremos que las cosas se hagan bien. No es que los hombres sean inútiles en lo absoluto, solo entiendan que queremos hacer tantas cosas que si no están en sintonía la madre entra en caos. En cuanto a la vida sexual, pues… digamos que esta depende mucho de la pareja y de la madre. En algunos casos las madres pierden el libido pues se dedican completamente a sus hijos y les cuesta trabajo volver a la vida marital. Hay otras, que prefieren estar más con su pareja para liberar el estrés y estar listas para el siguiente día. Cualquiera que sea la reacción de la madre se debe respetar. Igual no te presiones si eres madre y no quieres estar con tu pareja, si es importante, inténtalo y relájate nada bueno viene de forzar las cosas.

Estos son solo algunos de los secretos que tenemos las madres en casa. Pensamos que tal vez las demás familias no pasan por lo mismo pero todas sufren cambios masivos en sus vidas. Hablemos más de todas las situaciones que conllevan ser madre. Es una manera de apoyarnos y de reconfortarnos. No es necesario cargar con estas situaciones y sentimientos. Ser madre es una dicha que no tiene comparación y hay que sacarle el mayor provecho. 

Qué Busca