Return to start

Mi religión

Fui criada con la religión católica por mis padres. A decir verdad, de niña nunca había cuestionado los principios que me habían sido inculcados. Creía plenamente en lo que mis padres eligieron para mí. Siempre he sido una persona obediente, incluso diría que un poco entregada. Así crecí hasta cumplir doce años, cuando mi hermana cambió a la religión cristiana. Rápidamente me envolvió en ese mundo el dinamismo y la actividad juvenil que se nota en esas congregaciones. Continué y pasé mi adolescencia bajo la doctrina del cristianismo. Conforme fui creciendo y entendiendo el comportamiento de los que me rodean me di cuenta de que las religiones establecidas no eran hechas para mí. Comencé mi travesía de identidad y búsqueda espiritual. Me topé con muchas religiones de todos los rincones del mundo. Sin embargo, no puedo decir que alguna haya cumplido con mis expectativas. Si me preguntan ahora, ¿Cuál es tu religión?, mi respuesta es esta.

Yo creo que todos tenemos conciencia y sabemos lo que es correcto y no. Bajo la ley del hombre estamos protegidos y somos guiados por reglas que no conducen por el camino del “bien” dentro de la sociedad. Fuera de la religión, sabemos que acciones como robar, matar, mentir y engañar son actos de maldad y perjudican a los demás. No hay necesidad de tenerlas escritas en piedra o de escucharlas cada semana o memorizarlas y recitarlas. Tenemos el raciocinio y la capacidad de discernir y tomar nuestras decisiones con base en conocimiento empírico. Puedes ser una buena persona sin tener una religión que te obligue a serlo. Incluso considero que es mejor serlo por voluntad propia que solo por tenerle miedo a un castigo divino eterno.

Yo creo en la energía positiva y negativa. No necesariamente en karma pero algo parecido. Creo que si piensas cosas buenas eso sucede y viceversa. Hacer el bien te trae cosas buenas porque tus sentimientos son sinceros y eso nos hace felices. Si tú eres feliz ves las cosas con buenos ojos y por consecuencia es como si te sucedieran cosas buenas. Si lo crees sucederá. Si trabajas duro y tienes buenos sentimientos vendrán buenas cosas. De la misma manera pasa con la energía negativa ya que la energía se transfiere.

Yo creo en la naturaleza y el balance de los seres del mundo. Somos habitantes de la tierra y estamos ligados a todos los seres por cadenas. Es importante respetarnos los unos a los otros y entendernos como somos. Los animales y las plantas nos ayudan a sobrevivir, sin ellos no estamos aquí. ¿Por qué a los dioses les tenemos que rendir tributo por la vida y a los seres que nos mantienen vivos no? Los seguimos maltratando y aprovechándonos de ellos. Hay que permanecer en armonía y cuidarnos los unos a los otros puedes dependemos el uno del otro.

Yo creo en mi misma, creo en mi esfuerzo, mis habilidades y capacidades. Creo que el trabajo duro, el esfuerzo, la dedicación y la pasión nos hacen crecer y lograr nuestras metas. Creo en lo que he pasado y sufrido, en lo que he aprendido de eso. Creo en mis defectos que día a día intento cambiar y en las virtudes que me cuesta trabajo aceptar que tengo. Creo en mi inteligencia y en mis buenos sentimientos. Creo en los demás aunque no me den razones.

La esperanza y el balance son mi religión, la bondad y la fuerza interna. Yo soy mi guía, mi maestro es la vida y la naturaleza, yo hago mi camino. A mí nadie me puso aquí, nadie me dio todo. Los animales y plantas me dan alimento, otras personas me dieron mi hogar y yo construyo mi propio destino. Mi religión soy yo pues creo en mí. 

Qué Busca